Imagina que vas conduciendo tranquilamente por la autopista cuando, de repente, tu coche frena bruscamente, las puertas se cierran y vuelve a ponerse en marcha sin que tú estés haciendo nada en absoluto. Puede parecer el guión de un videojuego como Watch Dogs, pero resulta que es posible. Un hacker entrevistado por Motherboard explica cómo.

Mattew Solnik es un consultor especializado en seguridad informática. Él y profesor Stephan Savage, del departamento de ciencias computacionales de la Universidad de San Diego, explican cómo, cada vez más, los coches son susceptibles de sufrir una injerencia externa e incluso ceder completamente su control a un hacker. El Profesor Savage lo explica así:

Cuando conduces un coche moderno, lo que en realidad estás conduciendo es un gran ordenador al que se le han adosado ruedas y un motor. Existen vulnerabilidades en el puerto CAN que permiten acceder a la red interna del coche. Desde ahí podemos acceder a todas las funciones, desde el limpiaparabrisas hasta el motor.

Solnik se dedica precisamente a hackear coches, pero no para hacer que otra gente se salga de la carretera, sino para localizar vulnerabilidades y eliminarlas. En el vídeo, este técnico explica que hackear un coche no es tarea fácil, pero es posible hacerlo aprovechando las redes disponibles. En la última parte del vídeo, Solnik hace una pequeña demostración de como abrir las puertas del vehículo, arrancar el motor, moverlo y bloquear la dirección. Aunque en inglés, merece la pena verlo. [Motherboard]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)