El realizador afincado en Ámsterdam Thomas Julien ha elaborado esta encantadora vuelta al mundo en vídeo. Todo el metraje está íntegramente realizado a partir de imágenes tomadas de usuarios de Instagram. Concretamente tiene 852 fotos, enlazadas como si se tratara de Stop-Motion, de otros tantos usuarios de la red social.

La ironía del asunto es que haya suficientes fotos prácticamente idénticas en encuadre como para permitir dar sensación de movimiento a un vídeo. Pies, bicicletas, atardeceres, Nueva York, El Arco del Triunfo, el ala del avión en el que viajamos... Muchos de los tópicos de la red social se dan cita en este ingenioso vídeo que debería hacernos pensar en cambiar el encuadre de nuestras fotos. [Thomas Jullien]