No es la primera vez que vemos a un animador convirtiendo objetos cotidianos en originales personajes (Hombre McSteez es buen ejemplo de ello) pero Sean Charmatz consigue algo difícil: sacarnos una sonrisa con un estilo crudo e infantil, pero efectivo.

El vídeo es una recopilación de escenas de unos pocos segundos completamente anodinas hasta que Charmtaz dibuja cuatro líneas. Lo que era una fresa, un bloque de post-its o un trapo se convierten en protagonistas de una historia de tres segundos.

Advertisement

Suena simple, pero Charmtaz ha logrado hacerse un hueco en el panorama de las animaciones virales con la serie a la que llama Secret World of Stuff. En su canal de YouTube hay toneladas de vídeos similares, aunque probablemente con esta recopilación tengas bastantes. [vía sean charmatz]