La película Gravity no se equivocaba tanto. La imagen de arriba es al agujero que ha dejado el impacto de una pieza de basura espacial sobre la cubierta de una nave ATV de la Agencia Espacial Europea. Afortunadamente, se trata de una prueba controlada para comprobar la resistencia de estos impactos. Y, pese a lo que pueda parecer, no ha ido tan mal.

La prueba se ha realizado en el Instituto Fraunhofer Ernst Mach de Dinámicas de Alta Velocidad. Se disparó un proyectil de aluminio de 7,5 milímetros de diámetro a 7 km por segundo, intentando simular la velocidad y condiciones de un evento así en el espacio.

Advertisement

El material de la foto, Kevlar–Nextel, fabricado por la compañía Dupont, es más resistente que el acero, y aún así resultó atravesado como sin nada, aunque cumplió su función. Esta capa protegió la carcasa interior de 3 mm de alumino, la misma que se utiliza en la nave ATV. En el experimento el cuerpo interior de aluminio resistió sin problema gracias a la disipación y absorción del impacto que hizo el material exterior. Puedes ver la foto al completo aquí. [vía ESA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)