Thomas Romain es uno de los pocos dibujantes profesionales occidentales que ha logrado labrarse una carrera como mangaka en Tokio. Además de eso, es padre de dos niños pequeños. En ocasiones, Romain se inspira en los dibujos de sus hijos para crear algo. Los resultados son brutales.

La imaginación de un niño, interpretada por un adulto que también tiene una fuerte dosis de imaginación da como resultado personajes dignos de aparecer en cualquier manga moderno. Últimamente, Romain ha sido director de arte en animes como Symphogear o Space Dandy. [imágenes Thomas Romain vía Game Over]