Todo está listo para el final definitivo de Juego de Tronos, en el que Westeros se encuentra dividido y una invasión de Caminantes Blancos se acerca. No obstante, no es la primera vez que esta amenaza intenta erradicar a la humanidad. Esto es lo que sabemos acerca de la primera guerra de humanos contra Caminantes, y lo que nos dice acerca de la próxima temporada de la serie.

Westeros antes de la Larga Noche

Han pasado más de 8.000 años desde que los Caminantes Blancos invadieron Westeros, milenios antes de que Aegon Targaryen llegara a sus costas y conquistara la región para su familia. El Westeros que vemos en Juego de Tronos es muy diferente al que se enfrentó a la llamada “Larga Noche” milenios atrás, una tierra en la que la magia y criaturas extrañas existían en abundancia.

Advertisement

Los Caminantes Blancos llegaron a Westeros tras dos milenios en completa paz. Después de que los Niños del Bosque y los Primeros Hombres, esos que llegaron antes que nadie al continente, firmaran un acuerdo de paz conocido como “el Pacto”, el cual permitió que las dos sociedades vivieran en armonía después de que los hombres llegaran y cortaran los bosques de los Niños para conseguir madera.

Pero la llegada de un invierno muy largo, uno que duró varias generaciones de Hombres y Niños, trajo consigo una amenaza que casi acaba con las dos razas por completo.

En los libros todavía se desconoce el origen de “los Otros” (nombre que se usa para referirse tanto a los caminantes como su ejército, el cual puede incluir humanos zombies, gigantes zombies y arañas congeladas, entre otros), lo único que se sabe es que vienen de la región más al norte del mundo. Ellos podrían simplemente ser una especie que se encuentra en la zona más fría del mundo y que casi nunca se ha visto en la historia por las condiciones heladas en las que viven, o quizás son una tribu de los Primeros Hombres que fue asesinada y revivió gracias a una magia oscura por alguna razón desconocida. De cualquier forma, el invierno largo (que se conoce como la “Larga Noche”) le permitió a los muertos marchar al sur hasta las tierras ocupadas por los Niños del Bosque y los Primeros Hombres, saqueando sus villas y convirtiendo a sus muertos en zombies.

El último héroe

Cuando los Otros invadieron el sur por primera vez los Niños y los Primeros Hombres fueron superados por un ejército implacable que no podía morir, y que además convertía a cada víctima en uno de ellos. Por ello, estas sociedades fueron obligadas a huir cada vez más al sur de Westeros.

Advertisement

Las leyendas de las regiones del norte cuentan que en los días más oscuros de la Larga Noche, los Primeros Hombres descubrieron que podían matar a los zombies usando vidriagón, el arma preferida de los Niños del Bosque. Un ser conocido como “el Último Héroe” supuestamente atravesó las regiones ocupadas por los Caminantes Blancos para rogar a los Niños que les prestaran sus armas de vidriagón, lo que les permitiría derrotar a los Otros. Todos los compañeros del Último Héroe, incluyendo su perro, murieron en el camino a su encuentro, pero afortunadamente logró ganar la confianza de los Niños.

Ahora, con la habilidad de enfrentarse a los Caminantes Blancos, la alianza entre los Primeros Hombres y los Niños del Bosque hizo retroceder a los Otros poco a poco. Un grupo de hombres usaron las armas de vidriagón para enfrentarse a los Otros junto al Último Héroe, y se convirtieron en la primera versión de la Guardia de la Noche.

Con el tiempo, la horda de los Caminantes Blancos fue obligada a retroceder, hasta las regiones norteñas de las que venían, después de una gran batalla conocida como la “Batalla por el Amanecer”, la cual puso fin a la Larga Noche y debilitó a los Otros. Fue entonces cuando Bran el Constructor, el legendario fundador de la Casa Stark, supuestamente levantó el Muro, una estructura de hielo y magia de los Niños que atraviesa Westeros de lado a lado, y le designó a la Guardia de la Noche que lo vigilara para que los Otros no pudieran amenazar Westeros de nuevo.

La llegada del Rey de la Noche

Lamentablemente, la Guardia de la Noche estuvo cerca de fallar en su misión al poco tiempo de su creación (poco, solo si tomamos en cuenta que han pasado ocho milenios desde entonces). El décimotercer Comandante de la Guardia se enamoró de una mujer misteriosa con ojos pálidos azules y una piel helada, que se cree era una Caminante Blanca. Después de hacer el amor, el alma del Comandante se ligó a la de ella, y regresó a la Guardia para obligar a sus hombres a que juraran lealtad ante ellos dos, los nuevos Reyes de la noche.

Cuando se descubrió que el Rey del a Noche estaba haciendo sacrificios para los Otros más allá del Muro, los Pueblos Libres y los Stark se aliaron para derrotar a este Rey y sus fuerzas. Cuando la Guardia de la Noche volvió a retomar sus actividades de vigilia después de la victoria, el nombre y la historia de este Comandante fue eliminado de sus registros y se prohibió que se hablara de él otra vez. No fue sino hasta los recientes acontecimientos de Juego de Tronos que los Otros volvieron a amenazar la paz de Westeros, después de haber pasado miles de años.

La serie de televisión ha revelado que su versión del Rey de la Noche fue un humano, el cual fue convertido en el primer Caminante Blanco por los Niños del Bosque al clavarle una daga mágica de vidriagón en el pecho. Su único propósito era ser usado como un arma contra los Primeros Hombres, algo que fue revelado en el episodio de la sexta temporada llamado “La Puerta”. Esta versión claramente contradice al Rey de la Noche mencionado en los libros, dado que la Guardia de la Noche no sería creada sino hasta muchos años después.

Azor Ahai.

La Larga Noche más allá de Westeros

En el Westeros moderno (al menos antes de que Jon y su equipo trajeran de regreso un zombie para mostrárselo a Cersei Lannister) la historia de la Larga Noche se ha convertido en un cuento de hadas, y no solo en los Siete Reinos se escuchan mitos acerca de la invasión de los Otros. En Essos creen que la Larga Noche fue el evento que hizo que el Rhoyne, uno de los ríos más importantes al oeste de ese continente, se congelara por completo, lo que indica que este invierno incluso afectó a las regiones más allá del Mar Angosto. En el floclore de Rhoynar no se habla de la llegada de los Caminantes Blancos durante el invierno, pero se cree que un héroe sin nombre unió a todos los pueblos para cantar una canción que finalizara la Larga Noche.

Advertisement

Incluso más al este en Essos, los relatos de la Larga Noche se entremezclan con la leyenda del Azor Ahai, el guerrero legendario que portó una espada llameante llamada “Dueña de Luz”. En Yi Ti creen que la Larga Noche fue creada cuando una diosa llamada la “Doncella Hecha de Luz” le dio la espalda al mundo, liberando al León de la Noche, un demonio que plagó el mundo con frío y oscuridad hasta que el Azor Ahai (aparentemente confundido con el Último Héroe del folclore de Westeros) unió a la humanidad para derrotar las fuerzas de este demonio. Gracias a Melisandre sabemos que la leyenda de Azor Ahai llegó a Westeros y se expandió por todo el territorio, junto a la profecía de que su regreso salvará a la humanidad otra vez cuando los Otros regresen.

Aunque han pasado miles de años desde la última invasión de los Otros, es difícil decir si Westeros está más preparado ahora que lo estuvieron durante la Larga Noche hace miles de años. De hecho, esta vez pareciera haber menos esperanza. El final de la séptima temporada nos dejó claro lo divididos que están los poderes en Westeros, a diferencia de cuando los Primeros Hombres estaban unidos y por ello lograron repeler a los Otros. No solo eso, esta vez no están los Niños del Bosque para ayudarlos.

Tendremos que esperar hasta la octava y última temporada de Juego de Tronos para saber cómo la humanidad derrota a los Caminantes Blancos por segunda vez, si es que llegan a hacerlo. Las probabilidades no están a su favor.