Hace poco las fotos de la Tierra tomadas a 1.440 millones de kilómetros de distancia dieron la vuelta al mundo. Un diminuto punto azul en la inmensidad del universo. Eso es lo que somos. Las imágenes las tomó la sonda Cassini desde Saturno, pero ahora la NASA nos recuerda cómo se vería la Tierra al comienzo de ese viaje, a medida que nos alejamos, poco a poco. Si abandonamos el planeta alguna vez, así sería la despedida.

Las imágenes las captó esta vez la sonda Messenger, hace ocho años, cuando partió dirección a Mercurio, alrededor de donde orbita ahora mismo. La NASA las unió en el espectacular timelapse de arriba, 12 segundos que dejan una sensación inquietante en el cuerpo: la de estar diciendo adiós a la Tierra (¿para siempre?).

Según la NASA, la luz del Sol iluminando la mitad del planeta es tan intensa que impide ver las estrellas de fondo. Por supuesto, las imágenes están aceleradas, lo cual añade dramatismo, pero son casi tan espectaculares como las de la Cassini. De vez en cuando, la Messenger vuelve a mirar hacia atrás, esta vez desde Mercurio, y ve esto otro. Exacto: no somos nada. [NASA]