Las aguas claras y luminosas de Isla de Guadalupe, en México, son uno de los territorios de caza del tiburón blanco. Científicos del Instituto Oceanográfico Woods Hole han recorrido este rincón del Océano Pacífico para grabar un vídeo inédito en el que se aprecia en detalle cómo cazan estos grandes escualos. Nos ha quitado las ganas de nadar en aguas abiertas.

El vídeo ha sido posible gracias al REMUS, un vehículo autopropulsado con forma de torpedo y dotado de cinco cámaras en el morro, y una más en la cola. Antes de sumergir al REMUS, los tiburones fueron etiquetados con un pequeño dispositivo que emite pulsos de audio. Estos pulsos son lo que permite al sumergible seguir a los animales.

Advertisement

La idea original era simplemente seguir a los tiburones durante sus paseos de caza, pero los escualos no tardaron en sentir curiosidad por averiguar si el sumergible autónomo que les seguía era comestible o no. Es la primera vez que se filma con tanto detalle cómo atacan estos enormes peces.

Su técnica es sumergirse a mayor profundidad para desaparecer en aguas más oscuras. Después se sitúan debajo de su presa y ascienden de improviso para atacar. Cuando recuperaron el submarino, los técnicos de Woods Hole analizaron los daños del casco. Ni siquiera con un punzón y un martillo se podrían abrir esos agujeros. [vía Instituto Oceanográfico Woods Hole]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)