El artista y diseñador londinense Dominic Wilcox es el responsable de esta curiosa instalación que permite escuchar los sonidos de diferentes localizaciones en la ciudad en Newcastle, Reino Unido. El dispositivo tiene el aspecto de una especie de binoculares enormes, pero en vez de ver a través de ellos, basta poner la cabeza en su extremo para oír sonidos lejanos a medida que giramos.

Binaudios, que es como se llama la instalación, está basado en una placa Raspberry Pi y tiene truco. En realidad, los conos no captan ningún sonido. Las placas se encargan de seleccionar diferentes pistas de audio en función de la zona concreta a la que el usuario apunta.

Advertisement

Una leyenda en el suelo frente a la obra permite navegar por sonidos de cada uno de los puntos de la ciudad. Incluso es posible escuchar un discurso del Rey George V que tuvo lugar en 1928. La obra puede visitarse en el Centro de arte The Sage Gateshead de Foster + Partner. [Dominic Wilcox vía Dezeen]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)