La sala de bolos del resort abandonado Homowack Lodge en Nueva York. Esta zona alguna vez fue conocida como el “Cinturón de Borscht” debido a su popularidad con los judíos neoyorquinos de vacaciones. (Foto: Pablo Iglesias Maurer, postal publicada por Bill Bard Associates)

En lugares idílicos como las montañas de Catskills o las de Poconos, en Estados Unidos, las décadas de 1950 y 1960 fueron épocas mágicas para el país. Estos sitios eran los elegidos por los habitantes suburbanos para ir de vacaciones, y por ello estaban llenos de complejos turísticos. No obstante, con el paso de los años la gente dejó de ir y los resorts cerraron para siempre. Ahora sus ruinas llenas de moho parecen tumbas del sueño americano.

El fotógrafo Pablo Maurer se encontró con algunos de estos resorts mientras exploraba el complejo turístico Penn Hills. Lo que una vez fue el destino predilecto para los recién casados en sus lunas de miel, el famoso “Paraíso de Pocono”, cerró en el año 2009 y hoy en día parece el set de rodaje de una película de zombies. Durante su visita al resort desértico, Maurer encontró un viejo libro del hotel adornado con una ilustración de una impresionante piscina del complejo. En ese momento se le ocurrió dirigirse a la piscina y tomar una foto en su estado actual. Después, repitió el proceso con espacios abandonados que también aparecían en las postales.

Advertisement

Durante los años siguientes Maurer viajó alrededor de las montañas de Poconos y Catskills, buscando los resorts que veía en las postales que compraba en eBay y en tiendas de antigüedades. Su viaje no solo se convirtió en una búsqueda del tesoro, tratando de encontrar las ruinas más impresionantes, sino que también se trataba de una aventura de viaje en el tiempo. Maurer buscó sitios en los que alguna vez existió un comedor gigantesco y fascinante, o una sala de bolos digna colorida y moderna para la época. En cambio, encontró cavernas llenas de moho y ruinas llenas de graffitis.

El interior de la piscina en el resort Grossinger de Catskills, en Nueva York. Elizabeth Taylor asistió a la inauguración de esta piscina. (Foto: Pablo Iglesias Maurer, postal publicada por Bill Bard Associates)

“Las montañas Catskills, en particular, son un lugar realmente impresionante y hermoso, lleno de melancolía”, Maurer dijo a Gizmodo. “Y al igual que otros sitios que alguna vez fueron grandiosos, puedes ver destellos de esperanza y renacimiento junto a la miseria y las ruinas”.

Advertisement

Esa es una manera de verlo. Al comparar sus fotos de las ruinas con las imágenes de las postales, Maurer resalta la grandeza que alguna vez existió en esos complejos turísticos. No necesitas imaginar las sillas y banquetes que se daban alrededor de la que ahora es una piscina vacía y contaminada. Mientras una imagen se transforma en la otra, casi puedes sentir cómo eres transportado a la década de 1960, en la que esos lugares eran nuevos y divertidos.

El salón de los cócteles de un resort abandonado en Poconos. (Foto: Pablo Iglesias Maurer, postal publicada por Kardmaster Brochures)

Maurer explica que estos resorts fracasaron por varias razones. “Las tarifas aéreas se hicieron mucho más asequibles (permitiendo que el público general pudiera pasar sus vacaciones en lugares más lejanos)”, dijo. “Los gustos cambiaron y muchos de estos resorts no evolucionaron el tiempo”.

Por estas razones cayeron en decadencia, pero algunos todavía tienen esperanzas de volver a la gloria. Resorts como el Grossinger y el Penn Hills tienen nuevos dueños que podrían decidir darles una nueva vida. Después de todo, las montañas Catskills y las Poconos están volviendo a hacerse populares gracias a que los jóvenes de hoy en día están descubriendo las maravillas que se encuentran en los alrededores de ciudades como Nueva York y Filadelfia. Esos lugares que quizás visitaron sus padres o vieron en una película de Patrick Swayze. Es posible que algún día estos lugares brillen de nuevo.

Puedes ver muchas más fotos de Maurer, comparadas con las postales que las inspiraron, desde la web DCist. Al verlas sentirás como si viajas en el tiempo. [DCist