El diseñador gráfico e ilustrador Beomyoung Sohn juega con una imagen conocida (y temida) por todos los internautas en su última instalación artística. Son objetos cotidianos en las que los elementos gráficos son sustituidos por el famoso icono de una imagen mal enlazada en la web y la experiencia resulta frustrante; casi dan ganas de pulsar la tecla de recarga de la página para ver si se arregla en enlace

"Me preguntaba cuál sería la reacción de la gente al ver estos objetos. ¿Imaginarían en él caras o imágenes personales o lo verían sólo como un pequeño icono en una página en blanco?", dice el artista. Inquietante es, desde luego. [Beomyoung Sohn]