Una playa de arena blanca flanqueada por dunas y salpicada con pequeños matorrales de bayas rojas. De primeras apetece darse un baño, pero tres elementos te disuaden: 1) las bajas temperaturas, 2) los carteles que dicen “PELIGRO MINAS” y 3) los pingüinos. La playa está plagada de pingüinos.

Nos situamos en la bahía Yorke, a las afueras de Puerto Argentino, capital de las islas Malvinas. Desde lejos se oye el graznar de miles de pingüinos patagónicos que compiten con el rumor del océano. También hay grupos de pingüinos juanito, más grandes y conocidos por los locales como “gentú” (de ahí viene el nombre de Gentoo, la famosa distribución de GNU/Linux).

Los pingüinos viven y se reproducen con toda la protección que les proporciona estar asentados sobre un campo de minas. Como cuenta Matthew Teller en BBC Mundo, la arena de esta playa esconde cientos de minas antipersonales y otros explosivos que fueron utilizados durante la Guerra de las Malvinas, entre el 2 de abril y el 14 de julio de 1982. Como los pingüinos son livianos, las minas no explotan. Y como las personas no se acercan a las minas, los pingüinos se multiplican con tranquilidad.

Imagen: Wikimedia Commons

Sin embargo, este paraíso pingüinil está condenado a desaparecer. Según la convención de Ottawa de 1997, el Reino Unido tiene prohibido comprar, producir, almacenar y utilizar minas antipersonales, y está obligado a retirar las que están ya colocadas. Desde 2009, el gobierno británico ha invertido decenas de millones de libras para desminar las islas Malvinas.

Advertisement

Pero la bahía Yorke es un desafío muy complejo. Han pasado 35 años desde el conflicto, y los explosivos se han ido moviendo. “Incluso con los gráficos de la guerra en mano, es imposible saber dónde se ubica cada bomba. Pueden haberse desplazado una gran distancia o estar enterradas a metros de profundidad”, explica Teller.

Los expertos podrían tener que excavar toda la playa con maquinaria armada para tamizar la arena. Y aunque lo hagan en invierno, cuando los pingüinos estén mar adentro, el ecosistema entero quedará destruido.

[BBC Mundo vía La Gaceta]