Un equipo de la Universidad Técnica de Munich acaba de ganar el segundo concurso puesto en marcha por Elon Musk para incentivar el desarrollo de Hyperloop. La cápsula diseñada por el equipo alemán no solo ha batido el récord de velocidad, sino que frena por completo en solo cinco segundos.

Detenerse completamente en cinco segundos puede no parecer mucho, pero las cápsulas de Hyperloop no son un automóvil. Se desplazan dentro de un tubo sin aire flotando mediante un sistema de levitación magnética similar al de los trenes Maglev. En otras palabras, apenas tienen resistencia, por lo que el frenado es mucho más difícil. El sistema de los investigadores de Munich emplea un conjunto de frenos de fricción neumática.

Advertisement

La cápsula ideada por los investigadores pesa 80 kilos y se vale de un motor de solo 50kW de potencia. La mejor parte es que su récord implica que realmente puede ser posible desarrollar una cápsula final que supere la velocidad del sonido. El propio Musk comentaba esta posibilidad en su cuenta de Twitter.

La prueba de velocidad organizada por Musk consistía en fabricar un prototipo a escala de una cápsula y recorrer con él un túnel de 1,2 km a la máxima velocidad posible. El equipo alemán ha vencido cómodamente a los otros dos grupos participantes con investigadores de Suiza, Canadá y Estados Unidos. No es la primera vez que los estudiantes de Munich ganan el premio de Musk. En la anterior edición también se hicieron con la victoria al alcanzar casi 100 km/h. [vía The Verge]