Todos nos hemos preguntado alguna vez qué ven ellas de irresistible en ESE individuo cuya único talento parece hacer pucheros mientras rasga los mismos cuatro acordes en una guitarra, los únicos que se sabe. Pues bien, parece ser que lo que ven es precisamente eso, la guitarra. Científicos de la Universidad francesa Bretagne-Sud han llevado a cabo un estudio que sugiere que sostener una guitarra hace a los hombres sexualmente más atractivos.

No podemos asegurar que el estudio sea completamente concluyente ni mucho menos, pero al menos da suficientes indicios como para pensar que algo hay un poder oscuro e impío en el instrumento de seis cuerdas. El experimento consistió en hacer que un hombre joven y atractivo abordara en la calle a 300 mujeres desconocidas para pedirles su número de teléfono. Las primeras 100 las abordó sin nada en las manos. Otras cien lo hizo con una bolsa de gimnasio y las 100 restantes con una guitarra.

Advertisement

Los resultados son curiosos. Sólo nueve mujeres aceptaron la petición cuando llevaba la bolsa de gimnasio. La cifra sube a 14 con las manos vacías y se dispara hasta las 31 respuestas positivas al llevar la guitarra.

Científicos de la Universidad de Israel llevaron a cabo un estudio similar en el que crearon dos perfiles falsos en Facebook del mismo joven de buen ver, uno con guitarra y otro sin el instrumento. Después enviaron cincuenta solicitudes de amistad a otras tantas mujeres jóvenes. Las respuestas positivas se triplicaron en el perfil en el que el joven sostenía una guitarra.

En las conclusiones de este estudio, los investigadores israelíes sugieren que llevar el instrumento sugiere mayores niveles de intelectualidad y sensibilidad en las féminas. Lo curioso del asunto es que realizaron el experimento a la inversa, con una mujer llevando la guitarra en vez de un hombre, y no hubo en absoluto diferencia en la respuesta por parte de las solicitudes de amistad a cincuenta hombres. Algo nos dice que en ambos casos todos aceptaron.

Advertisement

Aún es pronto para establecer conclusiones sólidas, pero los indicios están ahí. Si tenéis una guitarra a mano y estáis solteros no perdéis nada con probar [LEBS Vía Geekosystem]

Foto: Ollyy / Shutterstock