Ayer, a las 20:42, un tren de alta velocidad Alvia que cubría la ruta Madrid-Ferrol descarriló en un terrible accidente cuyo balance es, por el momento, de 78 víctimas mortales y 140 heridos, de los que 30 están en estado crítico. Como muestra este vídeo correspondiente al circuito cerrado de cámaras de la vía, el tren se movía a una velocidad excesiva para ese tramo.

Según las primeras declaraciones del ingeniero superviviente al desastre, el Alvia circulaba a una velocidad de 190 kilómetros por hora, más del doble de lo que estaba permitido en ese lugar. La investigación sobre el desgraciado accidente continúa en estos momentos para determinar si debió a un fallo técnico o humano.

No todos los trenes de alta velocidad en España están equipados con el sistema ERTMS (European Rail Traffic Management System) un estándar Europeo que regula la velocidad del tren en función de su posición. RENFE asegura que las líneas cuentan con un sistema alternativo igualmente eficiente. Sea como sea, los pilotos de Alvia tienen instrucciones de reducir la velocidad a 80 kilómetros por hora en ese tramo concreto de la línea Madrid-Ferrol. Los investigadores buscan ahora la caja negra del tren (un dispositivo llamado TELOC) que aportará más datos sobre el siniestro. [Youtube]