En un mundo cada vez más inalámbrico, el cable coaxial ha quedado relegado a un segundo plano en el hogar, pero en el mundo industrial o del sonido professional aún se usa mucho. Una nueva técnica desarrollada por un grupo de investigadores de la Rice University, en Houston, permitirá fabricar cables coaxiales un 50% más finos, potentes y flexibles.

El secreto no es otro que los nantotubos de carbono. El cable coaxial tradicional tiene una estructura concéntrica compuesta por un cable central, una capa aislante y una malla de cobre que se encarga simultáneamente de aislar el cable central y transmitir señal. Esta última malla es lo que hace que estos cables sean tan rígidos y pesados.

La investigadora Francesca Mirri, principal autora del estudio, ha cambiado la malla de cobre por una capa de nanotubos de carbono que se adhiere químicamente al cable aislante y ahorra un 97% de la masa del componente original. El resultado es un cable que no solo es más resistente y un 50% más fino, sino que transmite la señal de una manera mucho más limpia y libre de interferencias.

Advertisement

Advertisement

El cable es tan bueno que incluso cumple los exigentes estándares para uso militar. Mirri y su equipo ha sometido el cable a pruebas de resistencia en las que el cable seguía funcionando después de doblarlo 10.000 veces. Tras l éxito, el equipo está probando el cable más a fondo en un proyecto conjunto con el laboratorio de investigación de la Fuerza Aérea Estadounidense [ACS Applied Materials and Interfaces vía Phys.org]

Fotos: Jeff Fitlow y /Rice University

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)