Imagen: Getty

Es un drama para millones de mujeres, pero no hay muchas formas de prevenir el revenge porn mientras siga existiendo gente sin escrúpulos dispuesta a cometer el delito. (Sí, puedes no hacerte la foto en primer lugar, pero seamos adultos y dejemos de culpar a la víctima por una vez).

El caso es que Facebook lo está intentando. La compañía anunció el martes que trabaja en una nueva herramienta para impedir de manera preventiva que una expareja o cualquier otra persona pueda subir a su plataforma las fotos de desnudos que le enviaste alguna vez. Funciona tanto Facebook como en Instagram (no me extrañaría que se implementara también en WhatsApp) y evita que las fotos se compartan en público o en privado.

Advertisement

Pero hay un detalle importante que debes conocer. Si bien publicamos que el proceso sería completamente automático, Facebook ha confirmado al Daily Beast que, para poder bloquear una imagen, antes un empleado de la compañía debe revisar una versión sin censura de la misma con el fin de comprobar que se ajusta a la definición de revenge porn.

El proceso es el siguiente. Primero reúnes las imágenes que temes que otra persona pueda subir a Facebook o Instagram sin tu permiso y las envías a tu propio usuario a través de Facebook Messenger. A continuación las reportas a Facebook alegando que se han subido “sin consentimiento o de forma maliciosa”. Entonces Facebook se queda con la firma digital de las imágenes e impide que otra persona pueda volver a subirlas a la plataforma.

Ahora bien, lo que ocurre entre que reportas una foto y Facebook la bloquea podría disgustarte. No es una máquina, sino el personal humano de la compañía el que examina la imagen para asegurarse de que sea objetable según los términos del servicio. De lo contrario, alguien podría subir cualquier fotografía y censurarla con fines políticos o intereses maliciosos.

Para colmo, las imágenes no son eliminadas de la plataforma sino censuradas con un filtro de desenfoque y almacenadas en los servidores de Facebook donde seguirán estando disponibles “para un pequeño número de personas”. En este punto, la compañía de Mark Zuckerberg no solo pone sobre el usuario la responsabilidad de prevenir un caso de revenge porn sino que le pide que confíe sus fotos más íntimas a un empleado para que otros nunca lleguen a verlas. Algo es algo... ¿no? [Daily Beast]