Eddie Redmayne protagoniza Fantastic Beasts and Where to Find Them. Todas las imágenes: Warner Bros.

Pocas cosas son más impresionantes que la imaginación de J.K. Rowling, y la evidencia de ello está en Fantastic Beasts and Where to Find Them. La autora de Harry Potter comenzó un nuevo episodio en su mundo de magia, el cual se desarrolla 70 años antes de los acontecimientos de Potter (¡pero en América!) y se encuentra casi a la altura de esas historias.

Más allá de la nueva localización, Fantastic Beasts es la primera vez en la que Rowling hace de guionista de la película de una de sus historias, y como tal sufre de los problemas que pueden estar presentes en la obra de una primeriza, sobre todo en la estructura de la narrativa y el ritmo en el que se desarrolla. En general tarda mucho tiempo en darle coherencia a la historia, el segundo acto es lento y la historia a veces se siente menor en comparación con su increíble aspecto visual. Estos problemas podrían hacerle daño a cualquier película, pero en este caso estarás tan maravillado por los personajes y los efectos que no te importarán mucho.

Advertisement

Advertisement

Eddie Redmayne interpreta al héroe de la película, Newt Scamander, un mago raro y modesto que viaja de Inglaterra a Nueva York con un portafolios que está lleno de criaturas mágicas, por alguna razón. Newt inmediatamente llama la atención de Tina Goldstein (interpretada por Katherine Waterson), una Aurora retirada que ahora trabaja en la oficina de permisos de varitas en la versión estadounidense del Ministerio de Magia, el cual se llama MACUSA (Congreso Mágico de los Estados Unidos de América).

Cuando algunas de las criaturas mágicas de Newt escapan y comienzan a causar alboroto en Nueva York, además de ocasionar muchos problemas, estos dos magos se ven obligados a trabajar juntos para solucionarlo, además de encontrarse con un gran misterio.

Redmayne y Katherine Waterson.

A pesar de los problemas de la película la primera expresión que se me ocurre para describir Fantastic Beasts es “¡guau!”. En prácticamente cada escena Rowling y el director Davir Yates (ese de las últimas cuatro películas de Potter) ofrecieron a la audiencia un nivel impresionante de creatividad y aventura. Las escenas de acción son extensas e inventivas, cada una de las tomas está llena de pequeños y divertidos detalles que logran que valga la pena volver ir a ver la película. Te sorprenderá lo oscura que puede ser esta película (hay escenas de ejecuciones y abuso infantil), y las referencias a los libros de Harry Potter se esparcen alrededor de todo el film en la cantidad justa, para que los fanáticos sonrían al verlas y los no fanáticos (¿acaso existen?) no sean distraídos por ellas.

Sponsored

Desafortunadamente después de que se plantea la trama por completo, la película se convierte en un montón de escenas sin casi narrativa en la que Newt y sus compañeros persiguen muchas bestias. Dicho de otro modo, aunque el aspecto visual que logró Yates es impresionante y Rowling logró llenar esas escenas con algunos eventos originales y extraños, al final de todo la película está centrada casi por completo en las bestias fantásticas y las escenas de acción en lugar de en una trama coherente. (Por ejemplo, hay una subtrama relacionada al personaje del actor Jon Voight y un periódico que en realidad no se desarrolla nunca).

Aún así en algún momento de la película los personajes principales se ponen de acuerdo en que tienen que detener a una fuerza misteriosa que está suelta en Nueva York, una que se relaciona a la mayoría de los otros personajes: Percival Graves, un Auror interpretado por Colin Farrell con cara de pocos amigos. También está Credence, un huérfano introvertido interpretado por Ezra Miller con una madre adoptiva que lidera un grupo de cazadores de magos y brujas. Y finalmente están los otros dos héroes de la película: Queenie (Alison Sudol), la hermana de Tina que puede leer la mente y trabaja para MACUSA; y Jacob (Dan Fogler), un Muggler que está enamorado de Tina y desesperado por vivir una vida emocionante y llena de aventuras, más allá de su trabajo como panadero.

Sugol y Fogler son de lo mejor en la película.

Si todo esto te hace pensar que hay demasiadas cosas sucediendo en Fantastic Beasts and Where to Find Them, pues sí. Las hay. La película está tan llena que no hay forma de que puedas digerirla con solo verla una vez. Pero aunque todas estas tramas, personajes y referencias pueden sentirse abrumadoras y confusas en algunos momentos, Rowling logra darle sentido a casi todo en una forma satisfactoria.

Advertisement

Advertisement

Esto lo logra en gran parte gracias al talento de los cuatro actores principales, que son encantadores y cautivadores en todo momento. Redmayne ideó algunas cosas bastante peculiares para Newt: camina con cojera, su tono de voz es muy bajo y su pose al pararse es bastante extraña (y se ve muy incómoda), pero de alguna forma logra que la audiencia le tome cariño a todas estas cosas. Waterson es bastante organizada y obediente de las reglas como Tina, pero eso es necesario dado que la película requiere que ella sea la voz de la razón y la normalidad. Fogler interpreta al personaje que se sorprende y maravilla al ser llevado a este nuevo mundo de magia, y Sudol hace de ese típico personaje enérgico, alocado y divertido que podemos esperar en el mundo de Rowling.

Una de las tantas criaturas fantásticas.

La película también tiene otros fallos menores relacionados a las cosas más básicas y lógicas, o un final que se hace demasiado largo. Pero estuve tan enamorado de este mundo y sus personajes que, sencillamente, no me importaron. Solo quería ver más y más.

Y mi deseo va a hacerse realidad, dado que Rowling quiere hacer cuatro más de estas películas y personalmente no podría estar más emocionado por esta idea. Aparte de sus fallos, Fantastic Beasts and Where to Find Them es la prueba de que no necesitas a Harry Potter para contar una historia emocionante y maravillosa basada en este mundo mágico.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.