Un entusiasta de Star Wars disfrazado de Darth Nihilus llora la muerte de Carrie Fisher en Taiwán. Foto: AP

Ha sido el gran tema de conversación de fin de año. 2016 parece haber sido especialmente negro en cuanto a muertes de personajes célebres y queridos por la gente. Lamentablemente, un equipo de físicos del MIT expertos en análisis de modelos de datos tiene malas noticias. 2017 será peor.

El equipo del MIT Media Lab dirigido por el chileno Cristian Candia-Castro Vallejos se ha propuesto averiguar qué posibilidades hay de que mueran aún más famosos en 2017. Para ello han comenzado estableciendo un listón de entrada para la fama. ¿Qué es ser famoso? Pare el estudio han elegido un baremo curioso: famoso es la persona de la que se puede encontrar información en Wikipedia en al menos 20 idiomas diferentes.

Parece un límite difícil, pero no lo es tanto si consideramos que David Bowie tiene entradas en Wikipedia en 104 idiomas diferentes, y el actor Gene Wilder, también fallecido en 2016, en 84 idiomas. Salir en wikipedia en 20 idiomas es un límite hasta bajo.

Advertisement

Advertisement

A continuación, Candia-Castro y sus colegas han calculado cuántos personajes famosos que cumplen ese criterio han muerto desde 2000 hasta 2015. La progresión pone los pelos de punta: De 86 muertos en el año 2000 hemos pasado a 195 en 2015. Curiosamente, y siempre atendiendo a wikipedia (según otras fuentes sí se han muerto más famosos) en 2016 no han fallecido tantos (solo 181).

¿Por qué cada vez se mueren más famosos? ¿Estamos ante una conspiración mundial para matar a los que nos caen bien y dejar vivos a los peores bichos? ¿Es una plaga? Por otra parte, ¿Por qué este año nos parece que se han muerto muchos más famosos?

Advertisement

Vayamos con la primera pregunta. Se están muriendo más famosos sencillamente porque hay muchos más famosos. La progresión de personas conocidas a nivel mundial se ha disparado de una manera impresionante. No se trata de un crecimiento lógico asociado al aumento de la población. Desde finales del siglo XVII hasta hoy, la cantidad de famosos se ha disparado por encima del aumento de población. En los últimos 15 años, el colectivo de famosos aún ha crecido más. Si los separamos por ocupaciones, el mayor porcentaje corresponde al de artistas (músicos, actores, cantantes...). También son los que más se están muriendo, de nuevo, porque cada vez hay más.

Se mueren más famosos básicamente porque nos hemos vuelto unos mitómanos incorregibles y porque ahora existe una plataforma que es el caldo de cultivo ideal para nuestra mitomanía: Internet. Las redes sociales y portales como YouTube nos ayudan a conocer famosos que sin la revolución de las telecomunicaciones no lo serían tanto o tan lejos de sus casas.

Advertisement

En cuanto a la segunda pregunta (Por qué este año nos parece que han muerto más famosos) la respuesta está en que esté año se han muerto más famosos especialmente relevantes. Si atendemos de nuevo al número de páginas en diferentes idiomas, nos damos cuenta de que son personas muy muy famosas. Fidel Castro aparece en 135 idiomas, Muhammad Alí en 124, Bowie en 104, Carrie Fisher en 86. No se trata de famosos cualquiera sino de personas extremadamente populares.

Tira cómica: Books of Adam

¿Y para 2017? Los cálculos del MIT estiman que aún morirán más famosos sencillamente porque cada vez hay más personajes con este estatus, y muchos de ellos encima ya tienen una edad.

Advertisement

La buena noticia es que probablemente esta tendencia se estabilice en años sucesivos. La razón es que Internet ya se ha estabilizado como plataforma de comunicación y probablemente hayamos alcanzado también el techo de nuestra capacidad de atención. En otras palabras, nuestra cabeza no será capaz de recordar más famosos y su número, en consonancia, se estabilizará. La fama es efímera. [vía MIT Media Lab]