En su día dijimos que el Fitbit Charge HR era el mejor cuantificador deportivo del mercado y lo mantenemos, pero el tiempo pasa y hasta los buenos dispositivos necesitan actualizarse. Esa nueva versión se llama Fitbit Charge 2 y viene cargada de novedades con las que intentar revalidar el título.

La primera de esas novedades es una pantalla mucho más grande que la del HR original y que se acerca peligrosamente a la del fallido Fitbit Surge. Afortunadamente, sigue siendo OLED y la autonomía se mantiene en cinco días. El Charge 2 ya integra de serie tanto lector de ritmo cardíaco, pero además de medir el pulso sabe algunos trucos nuevos. Uno de ellos es medir el VO2 máximo (el volumen máximo de oxígemo que el organismo es capaz de consumir según la condición física). Lo estima mediante un algoritmo y es una de las estadísticas deportivas más demandadas tanto por los atletas como por los entusiastas del deporte. Los primeros análisis del algoritmo ya indican que es lo bastante preciso como para resultar muy útil a los que quieran usar esta medida para sus entrenamientos.

El nuevo Charge 2 también se integra mejor con el GPS del smartphone para mostrarnos datos como el ritmo o la distancia. Incluso es capaz de generar varias métricas respiratorias mediante ejercicios guiados. Como los anteriores, monitoriza el ritmo cardíaco todo el día y también la calidad de sueño durante la noche.

El Charge 2 no viene solo. Le acompaña una nueva versión del Fitbit Flex con pantalla OLED coloreada y resistente al agua e(el Charge 2 también lo es). El Fitbit Charge 2 es una pieza a medio camino entre los cuantificadores y la joyería, y vendrá acompañado de una nutrida colección de accesorios.

Advertisement

Advertisement

El Fitbit Charge 2 sale a la venta en octubre a partir de 160 euros / dólares. Su compañera de lanzamiento, la Fitbit Flex 2 costará 100 euros / dólares. [vía Fitbit]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.