Fitbit, demandada por las irritaciones de la piel que causó su nueva pulsera Force. Un cliente de Fitbit ha demandado a la compañía por las defectuosas pulseras Force, que causaron irritaciones en la piel a un 2% de las personas que la compraron en EE.UU. La firma de abogados que lo representa quiere extender la demanda a nombre de todos los afectados y pide que Fitbit les devuelva el dinero. La compañía se ha defendido en un comunicado a Re/Code explicando que ya ha retirado la pulsera, ofrecido reembolsos e investigado lo sucedido.