El Fitbit One fue nuestro medidor de actividad favorito el año pasado. Tenía un gran diseño, era preciso y la pantalla era útil y bonita. El problema era que te lo podías dejar olvidado con facilidad prendido a la ropa. Para evitarlo, Fitbit lanzó la pulsera Flex, que ya analizamos por aquí. Lo malo: sacrificó muchas de las virtudes del One. Ahora, con la nueva pulsera Fitbit Force, la cosa ha vuelto a mejorar.

Apenas seis meses después de estrenar la Flex, Fitbit ha lanzado la pulsera Force. La hemos probado a fondo y la conclusión es clara: es todo lo que la Flex debería haber sido desde el inicio.

¿Qué es?

Es un medidor de actividad que mide los pasos que das al día, los peldaños que subes o bajas el tiempo que estás activo y la calidad del sueño.

¿Para quién es?

Para la gente que quiera estar más activa y necesita algún pequeño equipo y datos para medir su actividad diaria. Tener información básica sobre lo que haces a lo largo del día puede ayudar a conocer mucho mejor tu estado de salud, cuán activo eres y cuánto necesitas mejorar. La Fitbit Force te ayudará además a plantearte objetivos.

Diseño

Se parece mucho a la Fitbit Flex, pero la pulsera es un poco más ancha y parece de mejor calidad. A diferencia de la Flex, que requería sacar el medidor de la pulsera cada vez que querías cargarlo, la Force es una única pieza. La pulsera de silicona se cierra alrededor de tu muñeca de forma muy sencilla. Es lo suficientemente fina como para que no te moleste al teclear o mientras trabajas, algo que sí ocurre por ejemplo con el reloj Samsung Galaxy Gear.

En la parte frontal, la pulsera tiene una pantalla LED monocolor (cian) que te muestra de forma clara los datos de tu actividad a lo largo del día. Hay un único botón en un lateral que sirve para navegar por el menú de la pantalla. El diseño es elegante (sobre todo en color negro) y no desentona con tu ropa, tanto si vas informal como trajeado. No importa lo que lleves, la Force queda bien en la muñeca.

Utilizándola

No tiene ninguna complicación, y eso es bueno. Utilizas el botón para cambiar entre la hora del día, los pasos que has dado, la distancia estimada recorrida, las calorías quemadas, el número de peldaños que has subido o bajado y el tiempo de actividad. Si dejas el botón pulsado, aparece una función de cronómetro. Ese mismo botón sirve para monitorizar tu sueño por la noche: lo aprietas cuando te vas a dormir y lo vuelves a apretar cuando te despiertas. Listo para mirar las estadísticas.

Advertisement

Toda esa información se sincroniza con la nube y tu móvil a través de la una app. Se hace de forma automática, por Bluetooth 4.0, no tienes que preocuparte de nada. Lo malo de ello es que solo funciona con el iPhone 4S y superiores o con un escaso puñado de móviles Android. Para los Galaxy de Samsung, funciona con el S3 o superior. Cualquier smartphone con Android 4.3 o superior debería funcionar con la Force. Pero son la minoría. Aún así, si tu teléfono no es compatible con Bluetooth 4.0, puedes sincronizar los datos conectando la pulsera al móvil o al ordenador con un pequeño USB incluido en el equipo.

Lo mejor

Este medidor te ofrece gran cantidad de datos sin tener que hacer nada. Es sencillo, cómodo para llevar las 24 horas del día y no te tienes que preocupar de quitártelo cada noche o cuando te duchas (resistente al agua, aunque no sumergible).

Lo peor

No hay nada especialmente malo de la Fitbit Force, pero si tenemos que escoger algo es el limitado número de smartphones Android con los que es compatible. Hay otra cosa que también es sospechosa y es la forma en la que mide tu calidad del sueño. Tienes dos modos a escoger: normal y sensitivo. En este último mi eficiencia en el sueño siempre caía a entre el 48% y el 56%. Horrible. Sería un completo zombie si eso fuera verdad. Sin embargo, si cambiaba al modo normal, de repente dormía como un tronco, con una eficiencia del sueño entre el 96% y el 98%. Extraño. ¿Quién tiene que utilizar el modo normal, quién el sensitivo y por qué? No está nada claro.

¿Merece la pena comprarla?

Esta vez es un . La Fitbit Force es probablemente el medidor más cómodo y completo ahora mismo en el mercado. Funciona muy bien, es sencillo, preciso (salvo tal vez por las estadísticas de sueño) y no tendrás que andar buscándolo por toda la ropa tratando de recordar dónde te lo has dejado. Estará siempre en tu muñeca.

Advertisement

Dicho esto, si no eres de los que quieres llevar una pulsera en tu muñeca todo el día, el Pulse de Withings o el Fitbit One son la mejor opción. También son más baratos (unos 30 euros/dólares menos). El Fitbit Force solo está disponible de momento en EE.UU. por 130 dólares, pero no tardará en llegar a otros países, entre ellos España, probablemente por ese mismo precio en euros. De momento, si te gustan los medidores de actividad, el Force es una apuesta segura.

Notas

  • La duración de la batería es muy buena. Según Fitbit dura unos 10 días sin recargar, pero en nuestras pruebas duró hasta 11. Recargar solo le lleva entre 1 y 2 horas.
  • La pulsera Force es resistente al agua y a la lluvia, pero decidí llevarla puesta durante una carrera entre el barro de 5 kilómetros. Estuvo muchas veces sumergida hasta medio metro en agua embarrada y no le pasó absolutamente nada. Impresionante.
  • A diferencia de la Flex, la Force es muy precisa. Para probarlo, conté mis pasos muy cuidadosamente y luego comprobé los datos de la Force. Conté varios cientos de pasos mientras caminaba de forma normal, con las manos en los bolsillos, y mientas hacía jogging. En todos los casos la Force ofrecía solo unos pocos pasos arriba o abajo de lo que yo había contado.
  • La Force tiene una función de alarma que realmente me gusta (igual en el One o la Flex). Puedes seleccionar el tiempo de la alarma en Fitbit.com o en la app, sincronizas la pulsera y te vas a la cama. Cuando llega la hora, la Force vibrará silenciosamente en tu muñeca hasta que la pares. Te despierta a ti, pero no a la persona a tu lado.
  • La Force tiene una nueva función para iOS 7 aún no disponible pero que llegará pronto: te mostrará notificaciones de quién te llama. Vibrará cuando recibas una llamada y mostrará el nombre de la persona al otro lado, si está en tu agenda de contactos, o su número si no. Estará disponible en teoría en los próximos meses. Una forma de adelantarse al terreno de los smartwatch.