Imagen: Jeremy Dixon / Comisión para la Conservación de la Vida Silvestre y la Pesca de Florida

A la izquierda, Masi Sadaiyan. A la derecha, Vladivel Gopal. Provienen de la tribu de los irula, un grupo étnico del sur de la India. El estado de Florida les ha pagado 68.888 dólares por viajar a Estados Unidos y acabar con la plaga de pitones birmanas que está afectando a la fauna de la región.

Son, por tradición, maestros cazadores de serpientes. Era a lo que se dedicaban los hombres de su tribu hasta que la ley prohibió la exportación de piel de serpiente en 1975. Entonces encontraron una nueva forma de ganarse la vida: capturando cobras para extraer su veneno y luego venderlo a los laboratorios que producen el antídoto contra su picadura mortal.

Advertisement

Advertisement

41 años después, explica El País, la extraordinaria capacidad de encontrar y cazar serpientes de los irula ha llamado la atención de la Comisión para la Conservación de la Vida Silvestre y la Pesca de Florida. Después de probar con batidas de ciudadanos, perro adiestrados y serpientes detectoras de pitones, las autoridades decidieron contratar a estos dos irules para acabar con la plaga de pitones birmanas en el Parque Nacional de los Everglades.

La pitón de Birmania es una especie invasora que fue introducida en la región entre los 80 y los 90 con el comercio de mascotas exóticas, y cuya presencia se agravó en 1992 cuando el huracán Andrew destrozó un criadero de serpientes. En 2016, más de mil ciudadanos participaron en una batida que mató a 106 ejemplares, pero las pitones continúan reproduciéndose.

Las dos primeras semanas de Sadaiyan y Gopal en Florida han sido un éxito. Llevan 14 capturas y, además de cobrar por ello, se lo están pasando en grande. Los irula no hablan inglés, pero las autorizadas de Florida están aprendiendo mucho de su fascinante arte de la caza: se mueven de manera sigilosa entre la vegetación y encuentran pistas en los restos de piel mudada o los surcos que van dejando las serpientes en el suelo. [El País]