Hay varias maneras de apreciar un automóvil: por su diseño, por su velocidad, por su utilidad o incluso por su cuidada ingeniería. En cualquiera de los casos, el objeto de deseo es el mismo. Forza Motorsport 6 reúne todas esas sensaciones y las empaqueta en un juego de simulación increíble. ¿Merece la pena?

Qué es

Para decidirlo hay que dar un paso atrás y evaluar, aunque sea mínimamente, cómo son los juegos de conducción. Es importante porque vienen en muchas formas y sabores, desde los más informales y casuales como Forza Horizon, hermano del susodicho, Mario Kart 8 o incluso Rocket League a otros más exigentes y realistas como el caso que nos ocupa, Gran Turismo o Project Cars.

Advertisement

Si te gustan estos últimos, buenas noticias: Forza Motorsport 6 es el mejor juego de simulación de la historia. En tamaño, en número de automóviles, en apartado visual, en realismo y sobre todo en diversión (que es lo que importa). Si la conducción realista y exigente en cambio te aburre algo más, Forza Motorsport tiene una curva de dificultad que desaparece pasadas unas horas de juego, pero la elección no está tan clara.

Lo bueno y lo malo

¿Qué tiene Forza Motorsport 6? Para empezar, mucho contenido. Muchísimo. Más de 450 coches, 26 circuitos reales, desde Daytona hasta un circuito urbano en Praga y opciones de personalización, ajuste y mejora para aburrir al más ansioso.

Advertisement

¿Qué no tiene Forza Motorsport 6? Las simulaciones de daños cuando te chocas, al menos en el apartado visual, siguen siendo igual de mediocres que en anteriores entregas, tampoco hay ciclos noche/día/atardecer y lo más realista que incorpora son escenarios con lluvia en los que hay que darle con ganas al limpiaparabrisas y evitar los charcos para no hacer aquaplaning.

Forza Motorsport 6 es un juego de carreras, en el sentido estricto, y si son carreras lo que andas buscando no lo hay mucho mejor que esto. Tiene un modo Historia, donde vamos progresando por diferentes modalidades, estilos de conducción y circuitos poniéndonos al volante de máquinas cada vez más potentes. Tiene un modo exhibición, donde se pueden completar pruebas como la Indy 500 o participar en algunas pruebas del popular Top Gear. Y tiene un modo multijugador competitivo dividido ya sea en enfrentamientos individuales o en un sistema de ligas bastante interesante.

El mejor de la clase

Forza no es un juego perfecto pero, y volviendo de nuevo a esos compases iniciales con los que arrancaba el texto, probablemente ningún juego de conducción lo sea. Cada uno cubre un nicho, un área, de la manera más entretenida posible. En eso, y en su campo, a Forza Motorsport 6 de momento no hay quien le gane.

Está disponible de manera exclusiva para Xbox One.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)