Algunos lo llamaron El cráter del fin del mundo, y durante unos cuantos días, este misterioso agujero de paredes verticales mantuvo a los científicos en vilo. Después se descubrieron otros dos agujeros igual de masivos. Hoy se sospecha que podrían haber aparecido una veintena de estos extraños fenómenos geológicos.

El profesor Vasily Bogoyavlensky, del departamento de gas y petróleo de la Academia de Ciencias Rusa, ha examinado nuevas fotos de satélite de esa remota zona al norte de Siberia, y cree que podrían haber aparecido hasta 20 de estos cráteres, muchos de ellos de menor tamaño y rodeando al agujero principal.

Advertisement

Según informa Siberian Times, ningún científico ha podido visitar todavía la zona para confirmar la aparición de más cráteres, pero Bogoyavlensky insiste en la necesidad de investigar los nuevos agujeros lo antes posible para prevenir posibles riesgos para las poblaciones cercanas si el fenómeno sigue extendiéndose. El primer cráter ártico, conocido como cráter de Yamal, apareció 30 kilómetros al norte de Bovanenkovo, una instalación para la extracción de gas, y tiene dos zonas al sur que podrían mostrar indicios de convertirse en nuevos agujeros.

El segundo apareció 10km al sur. Hoy se ha llenado de agua formando un lago, y es el que parece tener una veintena de agujeros menores a su alrededor. Además, las fotos aéreas de la zona revelan que el agua de este lago muestra manchas que podrían deberse a más filtraciones de gas desde el subsuelo. Un tercero apareció a 90km de la localidad de Antipayuta.

SE cree que estos cráteres se forman por la explosión de gases subterráneos que se van acumulando formando bolsas a medida que las altas temperaturas registradas en Siberia funden el manto de hielo subterráneo. Una concentración superior al 5% de metano es suficiente para provocar una explosión. Cuando alcanza el 9,5% es cuando más posibilidades tiene de activarse y provocar un nuevo agujero.

Advertisement

Pese a que se sospecha que este es el mecanismo que produce estos fenómenos, lo cierto es que esta hipótesis no se ha podido comprobar in situ, ya que la península de Yamal donde están la mayoría de ellos es una zona casi deshabitada. El profesor Bogoyavlensky y su equipo quieren volver a la zona a tomar nuevas mediciones y a instalar sondas de seismos para tratar de prever donde y cuándo aparecerán más de estos cráteres. [vía Siberian Times]

Fotos: Autoridades de YaNAO vía Siberian Times

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)