Tanto crítica como público parecen estar relativamente de acuerdo: Fantastic Four es un completo despropósito. Josh Trank, su director, culpaba hace unos días a Fox del cataclismo y ahora una serie de informes filtrados parecen darle la razón. El estudio hizo literalmente lo que le dio la gana con su visión de la película.

Las declaraciones, recogidas en Collider, de varias personas implicadas en la producción de la cinta revelan como Fox acordó con Trank un enfoque concreto de la película, de acuerdo con el criterio del director, pero se echó para atrás apenas unos días antes de que comenzase el rodaje de la cinta. La maniobra supuso, en esencia, eliminar 3 grandes escenas de acción y combate que según Trank eran claves en el desarrollo de la película.

Advertisement

Adicionalmente, Fox sacó al director completamente de la edición de la cinta y el final difiere del que estaba planeado en un principio.

No está del todo claro hasta qué punto son ciertas las acusaciones pero entre eso, las declaraciones del propio Trank y los tweets de uno de los guionistas hace unos días todo apunto a que hubo un choque muy importante entre los deseos del estudio, que normalmente se ciñen más a cuestiones como las demográficas y la calificación por edades, y los de un director con una visión muy concreta, que para bien o para mal, no pudo llevar a cabo.

Advertisement

Aquí lo único que queremos es (por fin) una película de los Cuatro Fantásticos. No es tanto pedir. [Collider vía Comicbook]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)