Un vehículo Tesla. AP

En una decisión que podríamos catalogar de histórica, Francia ha anunciado que prohibirá las ventas de los coches de gasolina y diésel para el año 2040. El gobierno de Emmanuel Macron ha tomado esta decisión como parte del plan por alcanzar sus objetivos en el marco del acuerdo climático de París.

Además, el anuncio se produce un día después de que Volvo dijera que sólo fabricaría automóviles eléctricos o híbridos a partir de 2019, una decisión calificada por los expertos como el principio del fin para el dominio del motor de combustión interna después de más de un siglo. Según ha comunicado Nicolas Hulot, el nuevo ministro de ecología del país:

Hoy estamos anunciando el fin de la venta de coches con gasolina y diesel para el 2040. Un movimiento que es una verdadera revolución.

Sabemos que será un objetivo duro para los fabricantes de automóviles, pero la industria estaba bien preparada para hacer el cambio. Nuestros fabricantes tienen suficientes ideas para nutrir y lograr esta promesa ... que también es un problema de salud pública. Esta es una forma de luchar contra la contaminación del aire.

De esta forma, Francia se une a países como Noruega, que tiene la mayor penetración de coches eléctricos en el mundo. De hecho, los noruegos se han fijado como objetivo permitir únicamente la venta de coches eléctricos o híbridos en 2025. Alemania, por ejemplo, pretende llevarlo a cabo la propuesta para el 2030, al igual que la India, aunque en ambos casos no existe oficialidad. [The Guardian]