Ha pasado poco más de año y medio desde la compra de Instagram por parte de Facebook. El 9 de Abril de 2012, Zuckerberg pagó 1.000 millones de dólares por la app de fotografía. En ese momento el precio parecía una locura. Una mirada hacia atrás demuestra sin embargo que la compra de Instagram puede llegar a ser tan importante para Facebook como lo fue la de YouTube para Google. ¿Por qué?

Por dos motivos: número de usuarios e ingresos. El analista Benedict Evans demuestra lo primero con un par de datos que no tienen discusión. Cuando Facebook compró Instagram, esta tenía 30 millones de usuarios activos mensuales. Hoy, Instagram tiene 150 millones de usuarios activos/mes. Algo parecido le ocurrió a YouTube antes de ser adquirida por Google en 2006: su uso se disparó. Este es el gráfico del crecimiento de Instagram en usuarios activos elaborado por Evans. Incontestable.

La otra cuestión es la de los ingresos. Facebook aún no ha publicado la cifra de ingresos publicitarios que provienen de Instagram porque la app probablemente no genera todavía ninguno. Pero es cuestión de tiempo. La compañía anunció hace poco que empezará a mostrar "fotos patrocinadas", y se verán como esta debajo, señaladas como "Sponsored" en la esquina superior derecha.

Sin Instagram, Facebook ya ha logrado que el 49% del total de sus ingresos (2.000 millones de dólares el pasado trimestre) provengan del móvil. Es una transformación brutal. Facebook era una red social eminentemente web hace poco más de un año. Ahora, la mitad de sus ingresos publicitarios provienen del móvil. En cuanto sume Instagram a la ecuación, es muy probable que esa cantidad se dispare al 60% o más.

Advertisement

Claro que, como señala Evans, no todo es viento a favor. Mientras que YouTube es la plataforma líder indiscutible en vídeos, Instagram no lo es todavía en fotos. Cada día se comparten 55 millones de fotos en Instagram, pero 400 millones en WhatsApp y otros 450 millones en Snapchat. La competencia es mucho mayor.

Aún así, un año y medio después de la operación, la duda de si Zuckerberg dio en el clavo o no con la compra queda clara: acertó de lleno. Instagram no solo es mucho más fuerte ahora que antes, sino que además va a comenzar a suponer una parte importante de los ingresos de la red social. Otro ejemplo más de que precio y valor suelen ser diferentes.

Foto: AP