El gobierno de Japón y las autoridades de Tepco, la compañía eléctrica nacional, han anunciado que los niveles de radiación en la central nuclear de Fukushima son los más altos registrados desde que sucediera el accidente nuclear hace casi seis años. La culpa la podría tener una fuga de combustible.

El 11 de marzo de 2011 la central de Fukushima I vivió una serie de accidentes que contaminaron toda la zona, incluyendo explosiones en los edificios en los que se encontraban los reactores nucleares y una triple fusión del núcleo, lo que liberó radiación.

Advertisement

Desde entonces, Tepco y el gobierno de Japón trabajan en contener la radiación y evitar otra catástrofe (el riesgo es muy grande cada vez que hay alerta de tsunami en la región). Sin embargo, actualmente los niveles de radiación en el interior de Fukushima son extremadamente altos (más de 100 veces el nivel mortal). Las autoridades están muy preocupadas.

Tepco envió robots a investigar el interior de la central. Durante su exploración encontraron un agujero de dos metros de diámetro debajo de un recipiente de presión en el reactor número 2. La compañía estima que esto es culpa del combustible nuclear que se derritió y atravesó los tanques.

Imagen: Tapco.

Hasta la fecha el mayor nivel de radiación registrado en la central era de 73 sieverts por hora, pero el pasado lunes lograron registrar 530 sieverts por hora, algo que las autoridades consideran “alarmante e inimaginable”.

Advertisement

Lamentablemente, la radiación ha hecho que sea imposible encontrar falla exacta y el combustible filtrado. Hasta la fecha han enviado cinco robots con cámaras y todos se han derretido.

Originalmente Japón planeaba extraer el combustible de aquí al año 2018, pero si se filtró de los tanques será mucho más complicado. [vía The Guardian]

Este es el vídeo de la exploración de uno de los robots:


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.