Es, sin lugar a dudas, uno de los dispositivos más esperados de esta IFA, aunque las filtraciones hayan matado parte de la sorpresa. El Galaxy Note 4 es una renovación necesaria que pone el phablet de Samsung a la altura de terminales de gama alta como Galaxy S5 o el LG G3. Para más de uno incluso puede estar por delante en atractivo pese a su enorme tamaño. Así es el nuevo Note.

Diseño y pantalla

Samsung adopta el metal, sí, pero muy tímidamente. Solo los laterales están confecccionados en este material. La cubierta trasera cambia el acabado en simil cuero por un acabado un poco más rugoso y rígido. El diseño del terminal sigue siendo minimalista, pero hereda dos de las prestaciones más llamativas del Galaxy S5, el lector de huellas dactilares en el botón de inicio, y el sensor S-Health de la parte trasera, junto al flash de la cámara.

Lo que si ha cambiado es la pantalla, y vaya si lo ha hecho para mejor. Aunque la diagonal permanece idéntica, la nueva resolución de 2.560 x 1.440 píxeles le sienta muy bien al Note 4. La densidad de píxel se dispara hasta los 515 ppp frente a los 386 del Note 3. El panel se mantiene en Super Amoled con protección Gorilla Glass 3.

Por supuesto, el stylus electrónico sigue siendo una de las constantes de la gama Note 4. En el caso del Note 4, el lápiz añade algunas nuevas funciones. Es posible, por ejemplo, seleccionar capturas de pantalla de partes de la pantalla desde el menú principal del S-Pen mediante una función llamada Smart Select. En general, la experiencia del lápiz electrónico de Samsung permanece coherente con la del modelo anterior.

Especificaciones

Samsung no suele escatimar cifras en sus dispositivos insignia. El Note 4 es una bestia. La coreana sigue manteniendo esa política de lanzar sus dispositivos con dos versiones con diferente procesador según el mercado al que vaya destinado. En el caso del Note 4, los chips son un Qualcomm Snapdragon 805 (aún no confirmado oficialmente), y un Exynos 5433 de 8 núcleos.

La memoria se mantiene en 3GB, con 32 o 64GB de espacio para almacenamiento ampliables mediante tarjetas MicroSD de hasta 64GB (no, 128). La batería no crece mucho. Pasa de 3.200 a 3.220 mAh. Sin embargo, el procesador Snapdragon 805 es mucho más eficiente energéticamente, así que la autonomía podría verse levemente beneficiada. Por otra parte, el Note 4 integra un sistema de carga rápida que permite cargar el 50% de la batería en solo 30 minutos. El anterior sistema tardaba alrededor una hora en alcanzar esta cifra. El resto de la carga no es tan rápida, pero la función es ideal para recuperar la energía si andamos con prisa.

Cámara

Otro elemento en el que Samsung ha querido que el Note 4 destaque es la cámara. El Galaxy Note 4 salta de los 13 megapíxeles del Note 3, a 16. La diferencia no es muy elevada, pero hay un detalle más importante. El sensor cuenta ahora con estabilización y una apertura de f/1.9, lo que le dará mejor rendimiento en malas condiciones de luz.

Advertisement

La cámara delantera se pliega a la moda de los Selfies con una mejora del sensor para que capte un 60% más de luz, y una lente con mayor ángulo de visión. La resolución mejora un poco, quedando en 2,7 megapíxeles.

Precio y disponibilidad

Sabemos ya que el Note 4 estará disponible en octubre de 2014 en cuatro colores (blanco, negro, rosa y dorado), pero aún no se ha hecho público oficialmente su precio.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)