Los nuevos Galaxy S7 y S7 Edge son oficiales. Samsung ha apostado por el continuismo en diseño, pero las apariencias no deberían engañarte: el nuevo flagship trae mejoras sustanciales respecto a sus predecesor. Empezando por el esperado regreso de la ranura para microSD y la resistencia al agua.

El Galaxy S7 tiene una memoria de almacenamiento de 32 GB y se puede ampliar con tarjetas SD de hasta 200 gigas. Su diseño garantiza un grado de protección IP68, lo que significa que es resistente al polvo y puede sumergirse a 1,5 metros de profundidad durante media hora. Los acabados en cristal y aluminio se han pulido con nuevas curvas en la parte trasera (como las del Note 5) que mejoran significativamente la ergonomía del terminal.

Advertisement

Lleva un panel Super AMOLED con resolución Quad HD (2560 x 1440 píxeles; como sabíamos, de dos tamaños: el Edge (el modelo con pantalla curvada en los laterales) crece hasta las 5,5 pulgadas y es un poco más delgado. Éstas son las diferencias entre ambos en diagonal de pantalla, dimensiones, peso y batería:

  • Galaxy S7: 5,1" / 142,4 x 69,6 x 7,9 mm / 152 gr / 3.000 mAh
  • Galaxy S7 Edge: 5,7" / 150,9 x 76,2 x 7,7 mm / 157 gr / 3.600 mAh

La cámara es uno de los puntos fuertes del teléfono. Una bajada de resolución permite que entre hasta un 56% más de luz en el sensor, con doce millones de píxeles (más grandes que los 16 MP del Galaxy S6, lo que Samsung llama Dual Pixel). La cámara también mejora la velocidad de enfoque y la apertura, que es de f/1.7. Los resultados son muy prometedores en cualquier condición de luz. La cámara delantera es de 5 MP, también con relación focal f/1.7.

El Galaxy S7 sale de fábrica con Android 6.0.1 Marshmallow y una versión de TouchWiz más ligera y menos intrusiva. La curva del Edge sí que gana mucha funcionalidad con una doble columna de opciones cuando deslizas el dedo y nuevos atajos personalizables. Todo esto corre bajo 4 GB de RAM y un procesador Snapdragon 820 de cuatro núcleos (o un Exynos 8890 de ocho, en otros mercados).

Advertisement

Por si cabía alguna duda, el Galaxy S7 no tiene una característica equivalente a 3D Touch y la batería no es extraíble. Sí tendrá una función de pantalla siempre encendida de bajo consumo (always on display), carga inalámbrica Qi y pagos móviles a través de MST (magnético) o NFC (contactless).

El Galaxy S7 estará disponible en oro y negro y el S7 Edge tendrá además una opción en plata. Los precios no son oficiales aún, pero según los rumores el S7 costará 699 dólares/euros y el S7 Edge 799 dólares/euros (50 menos que sus predecesores). Estarán disponibles el 11 de marzo y se pondrán a la venta en pre-reserva el 22 de febrero.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)