Nvidia sigue empujando cada vez más los límites de los procesadores gráficos. La compañía ha celebrado hoy su conferencia anual, y ha aprovechado para hablar de la nueva arquitectura de procesadores Nvidia Pascal, y para presentar su último monstruo basado en la plataforma Kepler: la GeForce GTX Titan Z.

La gráfica está pensada para hacer funcionar videojuegos en resoluciones 5K y multipantalla. En su interior esconde dos gráficas Kepler GK110 con 128GB de memoria. Entre las dos presume de un total de 5.760 núcleos de procesamiento, más del doble de los de la Titan original. La arquitectura de la doble gráfica está ideada para eliminar cuellos de botella en el tráfico de datos, y cuenta con nuevos sistemas de refrigeración e insonorización. Según el CEO de Nvidia, Jen-Hsun Huang, es un auténtico superordenador que cabe en cualquier escritorio.

Semejante monstruo se cobra su precio. La GeForce GTX Titan Z saldrá a la venta a un precio de unos 3.000 dólares. Aún no se ha detallado cuándo lo hará, así que podemos empezar a ahorrar. En cuanto a la nueva plataforma Pascal, Nvidia quiere hacer gráficas aún más potentes, pequeñas y de menor consumo. Entre las características de esta nueva familia está el uso de memoria unificada 3D, y NVLink, una nueva tecnología de conexión con el resto del ordenador que promete anchos de banda de 80GB por segundo. Aún tendremos que esperar bastante para ver los primeros modelos de esta arquitectura llegar a las tiendas. [Nvidia]

Foto: Nvidia