Imagen: Graham Smith

Presionar compulsivamente el F5 o un botón equivalente es el pan de cada día para los que no paran de actualizar su feed de Facebook, los que no quieren quedarse sin entradas para un concierto o los ávidos lectores de Gizmodo, sedientos de contenido nuevo. Traemos buena noticias.

Advertisement

Google ha mejorado el comportamiento del botón “recargar” para que las páginas se actualicen un 28% más rápido. Ese botón lleva ahí desde el principio de los tiempos sin que nada haya cambiado; pero la manera en que usamos Internet sí que cambió, y recargar webs se volvió ineficiente.

Al pulsar el botón recargar (o F5 o cmd+R), los navegadores se comunican con el servidor para comprobar si los recursos almacenados en caché siguen siendo utilizables, un proceso conocido como “validación”. Si estamos en un smartphone, con la latencia y la naturaleza errante de una conexión móvil, el proceso se traduce en un mayor consumo de datos y batería.

Advertisement

Pero sobre todo es un proceso lento; muy lento. Y esto se diseñó así porque antes usábamos el botón recargar cuando nos encontrábamos con páginas caídas, algo que ocurría con bastante frecuencia. Hoy en día la calidad de la web ha mejorado mucho, y el uso principal que se le da al dichoso botón es el de actualizar el contenido de una página que parece estar obsoleta.

Sabiendo esto, basta con modificar el comportamiento del botón para que solo valide el recurso principal de la página y reutilice los recursos ya almacenados en caché. ¿El resultado? Que sitios como Facebook realicen un 60% menos de solicitudes y carguen un 28% más rápido. [Google]