Hace dos años el Dios Google que nos cuida desde los cielos nos dio un pequeño dispositivo para hacer streaming de series y películas que costaba apenas 35 dólares, y era muy bueno. Bastante bueno, de hecho, y mejoró todavía más con cada una de las actualizaciones que recibió su sistema, pero aún así tenía sus fallos, como un poco de lag en algunas ocasiones. Bueno, pero ahora estamos en 2015, y tenemos un nuevo Chromecast. ¿Qué tiene de nuevo? Bueno, ¡pues menos lag! Y básicamente eso es todo lo nuevo que nos ofrece. Pero honestamente, es suficiente.

¿Qué es?

Es un dispositivo que se conecta vía HDMI en tu televisor para permitirte transmitir vídeo y y audio desde muchísimos sitios, como Netflix, HBO Go, Hulu, Pandora y más, incluyendo algunos juegos. Al igual que su antecesor cuesta solamente 35 dólares. Lo controlas desde tu smartphone, tablet o computador, y sí, funciona tanto con Android como con iOS.

¿Por qué importa?

Porque el Chromecast original era genial, y ya tiene una enorme base de usuarios y desarrolladores que le dan soporte. La nueva versión tiene banda dual (2.4 GHz y 5 GHz), lo cual hace que tengas menos lag. En resumen, es mucho más rápido que el anterior.

Diseño

Es un pequeño y lindo disco de plástico de 5 centímetros de diámetro, con un cable HDMI incorporado. La versión original parecía una unidad de memoria USB grande, y tenía un conector HDMI incorporado en uno de sus extremos. Este diseño hacía que no se conectara fácilmente en algunos televisores, por lo que Google incluyó un cable adaptador con la unidad en la caja, pero este nuevo diseño soluciona eso directamente. La parte posterior del disco está magnetizada, lo que el disco se mantendrá fijo en su lugar y no colgando, si lo deseas.

Advertisement

En el otro extremo del disco se encuentra un puerto microUSB, el cual usarás para conectarlo al tomacorriente (o directamente al puerto USB del televisor). El disco viene en tres colores: negro, “limonada” y “coral”, lo cual en realidad no importa mucho, tomando en cuenta que el 99% de estos cacharros estará escondido detrás del televisor...

Usándolo

Básicamente es lo mismo que usar el primer Chromecast, pero más rápido. Lo primero que tienes que hacer es conectarlo a tu red WiFi local (lo cual harás a través de la aplicación de Chromecast de tu teléfono), y solo tomará un par de minutos configurarlo. Desde entonces, todas las aplicaciones que uses que tengan soporte para Chromecast comenzarán a mostrar en la pantalla un pequeño icono. Solo tienes que tocarlo, y el vídeo que ves será enviado directamente a tu PC. En tu laptop, una vez instalas la extensión de Chromecast en tu navegador, aparecerá el mismo icono cuando estés usando YouTube, Hulu, Netflix u otros servicios similares. Es tan simple que mis familiares menos relacionados a la tecnología entendieron el proceso rápidamente, lo cual es algo sorprendente.

Advertisement

Una de las grandes novedades es la aplicación de Chromecast como tal. Originalmente, para lo único que servía era para sincronizar tu Chromecast con tu móvil y la red WiFi de tu casa, pero ahora actúa como una especie de centro multimedia. También aprovecha todas las bondades del motor de búsqueda inteligente de Google para ofrecerte un mejor contenido.

Y es que no solo te mostrará contenido recomendado en las aplicaciones que ya tienes en tu teléfono, sino que si por ejemplo buscas, digamos, Minority Report, te dará a elegir tanto la serie de televisión como la película. Elige la que quieras y luego te va a mostrar todas las opciones que tienes para verla. Te mostrará si está gratis para que la veas en Netflix, o si cuesta un par de dólares en Google Play, o incluso si está disponible en alguna aplicación que no hayas instalado aún. Es rápida y bastante útil.

En el evento de lanzamiento de los Chromecast pude probar sus bondades para los videojuegos con la versión de Angry Birds que parece más bien un clon de Mario Kart. Probé entonces el modo multijugador, creé una partida y me uní, y entonces el televisor pasó a modo pantalla dividida y nuestros teléfonos hacían de volante y mando de control (algo como el control volante de la Nintendo Wii). Estábamos en una red WiFi muy congestionada, por lo que la experiencia no fue tan óptima como esperábamos, pero la latencia era lo suficientemente baja como para que pudiéramos conducir sin problemas.

Lo mejor de esta nueva aplicación es que también funciona con la versión original del Chromecast, por lo que de nuevo, la única razón que encuentro para actualizar de un dispositivo a otro es que el nuevo es más rápido. Después de probar en diferentes redes WiFi y utilizando diferentes servicios puedo decir con base que el nuevo Chromecast es más rápido que el original. No me atrevería a decir que es una diferencia enorme, pero sí que lo notarás. Seleccionas un vídeo y comienza a reproducir más rápido, así de sencillo. Incluso me atrevería a decir que en ocasiones es el doble de rápido.

Lo que nos gusta

Es más rápido que la vieja versión del Chromecast y la nueva aplicación es genial. El cable HDMI integrado es un buen detalle. Todo funciona de maravilla, es fácil de usar y solo cuesta 35 dólares.

Lo que no nos gusta

Google todavía no nos ofrece un control remoto para el Chromecast, lo que significa que es el único dispositivo para streaming que no tiene el suyo propio hoy en día, o al menos no puedo recordar ningún otro. Tienes que usar tu móvil, tu tablet o tu computador, lo que en ocasiones puede ser una molestia. Por otro lado, Amazon Instant Video no funciona con el Chromecast, lo cual aunque es culpa de Amazon, y no de Google, sigue suponiendo una pérdida para el usuario. Y lo mismo pasa con iTunes, que tampoco funciona con el Chromecast. Pero nadie espera que eso suceda, ¿cierto?

Advertisement

La aplicación todavía tiene sus fallos aquí y allá, especialmente cuando usas una aplicación de terceros, como HBO Go (aunque en general la aplicación de HBO en Android es un desastre), y también pude encontrar fallos en algunas ocasiones al tratar de hacer streaming de las páginas web en las que navegaba desde mi portátil a la TV.

¿Deberías comprarlo?

Si no tienes un Chromecast actualmente, entonce ssí, deberías. 35 dólares es un precio ridículamente bajo para un dispositivo que puede hacer tantas cosas como este, y que además es tan fácil de usar. Pero si ya tienes el Chromecast original, no me atrevería a decirte que actualices. Eso depende de qué tan bien esté funcionando tu dispositivo actual. Si encuentras el lag demasiado molesto, entonces sí, actualiza. Vale la pena por 35 dólares. Pero si tu Chromecast actual está funcionando bien, entonces probablemente no necesites cambiar.

Advertisement

Personalmente, me estoy comprando el nuevo y el viejo se lo regalaré a un amigo. Todos ganamos así.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)