El Google Pixel fue fabricado por HTC pero comercializado bajo la marca Made by Google. Imagen: Alex Cranz / Gizmodo

Con los Nexus se solía decir que Google pretendía marcar el camino para el resto de fabricantes de smartphones, pero el año pasado Google lanzó un teléfono de su propia marca, el Google Pixel, y quedó claro que quería ser relevante en el negocio. Ahora, a semanas de la presentación del Pixel 2, la compañía ha anunciado la compra de la división de móviles de HTC.

Ha sido Rick Osterloh, el antiguo CEO de Motorola, el encargado de anunciar el acuerdo por parte de Google. Motorola fue adquirida por Google en 2011 y malvendida a Lenovo en 2014 (a excepción de las 17.000 patentes que se quedaron en Mountain View). Ahora HTC ha acordado vender su división de telefonía a Google por 1100 millones de dólares.

Advertisement

El HTC Dream (2008) fue el primer teléfono Android del mercado, y el primer smartphone con pantalla multitáctil de mucha gente. También en Estados Unidos, donde fue comercializado como T-Mobile G1. Luego llegó el HTC Magic, más parecido al iPhone y mi primer smartphone multitáctil (qué malo era y cómo me gustaba, mucho más que cualquiera de mis Nokia).

Otros flagships legendarios como el Desire o el Nexus One fueron obra de HTC, que llegó a estar en lo más alto del mercado de smartphones antes de que compañías con más músculo como Samsung empezaran a eclipsarla. Como le ocurrió con Windows Mobile en el pasado o con Android Wear años más tarde, HTC hizo una apuesta acertada con Android pero no le sirvió para mantenerse arriba.

HTC se queda con Vive, el casco de realidad virtual que ha desarrollado junto a Valve, y con su división de inteligencia artificial, pero Google se quedará con los empleados que han trabajado en teléfonos como el Pixel y un acuerdo no exclusivo para usar su propiedad intelectual. Pero sus nuevos productos no serán HTC sino Made by Google.