Google condenada a pagar una cuantiosa sanción por infringir patentes. Un tribunal estadounidense acaba de fallar a favor de Vringo, una pequeña compañía, propiedad del buscador Lycos, que demandó a Google en 2012 por infringir unas patentes relacionadas con búsquedas. La sentencia obliga a Google a pagar una cuantiosa suma, aún por determinar, que corresponde al 1,36% de los beneficios de Adwords, la plataforma de publicidad de la compañía del buscador. Se desconoce exactamente cuanto será, pero hablamos de algo serio, cientos de millones de dólares.