Jeff Nelson, uno de los creadores de ChromeOS, relata en un extenso post cómo se gestó el sistema operativo y los obstáculos que tuvo dentro de la propia Google para sacarlo adelante. En un primer momento sus superiores en Google no pensaban que pudiera llegar a funcionar en el mercado, precisamente por el mismo miedo que aún tienen muchos usuarios -"¿y si no tengo conexión?"-.

El sistema operativo no fue creado desde cero, sino destilado a partir de Linux, eliminando algunos de los elementos que no hacían falta para centrarse en la velocidad. Nelson buscaba que todo el sistema operativo, incluidas las aplicaciones pudiera ejecutarse en la memoria RAM del sistema para no depender de otras memorias más lentas. No se planteó como un ordenador secundario y en las primeras versiones se mantuvo la posibilidad de ejecutar aplicaciones convencionales desarrolladas para Linux. 

Advertisement

Curiosamente el proyecto no se llamó ChromeOS. El navegador Chrome de Google no se hizo oficial hasta un año después. En un principio, de hecho, ni siquiera usaba un navegador basado en el motor WebKit. Todo el conjunto giraba en realidad alrededor del navegador Firefox y aplicaciones en HTML. Si Google no hubiese decidido entrar en la guerra de los navegadores, este habría sido el primer FirefoxOS. [In the clouds]