Nuevo Mobile World Congress, nuevo intento de la GSMA de impulsar RCS (más conocido hasta ahora como joyn). La idea es la siguiente: el vetusto SMS no permite mandar fotos grandes ni documentos, no sabe gestionar chats de grupo ni hacer videollamadas; las operadoras necesitan reemplazarlo.

En 2012, Telefónica, Vodafone y Orange lanzaron los primeros terminales con joyn preinstalado, pero el intento de crear “un WhatsApp de las operadoras” se quedó en nada. Ahora, a la GSMA y operadoras de todo el mundo (América Móvil en México) se suma Google. La compañía dirigida por Sundar Pichai ha anunciado que integrará un cliente de RCS en Android y hospedará parte del programa en una plataforma propia llamada Jibe.

Una adopción masiva de RCS tendría ventajas para los usuarios: en lugar de depender de una aplicación centralizada podríamos mandar mensajes a cualquiera sin importar qué sistema use o qué aplicación tenga instalada. En resumen, volver al SMS pero con las ventajas de WhatsApp, Telegram o Facebook Messenger... Claro que también podría verse como un movimiento de las operadoras para recuperar el terreno que le quitaron esas empresas.

Advertisement

Más importante aún, RCS —que funciona sobre IP— no está exento de problemas de seguridad y privacidad. Según las especificaciones diseñadas por la GSMA, sólo la comunicación de voz y vídeo estará siempre cifrada, y no los mensajes. Ofrecen la opción de integrar cifrado de punto a punto en el cliente (como lo hace WhatsApp), pero dejan la puerta abierta al desarrollador para “permitir el cumplimiento de los procedimientos de interceptación legal”. Un claro paso atrás. [vía Hacker News]

***

Sponsored

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)