Los coches de Google encargados de hacer los mapas y tomar fotografías a pie de calle también recogieron los datos transmitidos por redes inalámbricas no cifradas. Google asegura que no ha hecho nada con esos datos y quiere llegar a un acuerdo con los principales estados de los Estados Unidos para cerrar el caso. Pagará siete millones de dólares.

El acuerdo se está cerrando en estos días, según ha podido saber el Wall Street Journal, y contentaría a más de 30 fiscales generales de los diferentes estados demandantes. Google ha defendido hasta el momento su inocencia. primero causa tener esos datos, luego aseguró haberlos obtenido de forma no intencionada asegurando que se había tratado de un fallo, obra de un "ingeniero sin la supervisión adecuada".

Advertisement

Desde entonces Google ha colaborado con los diferentes estados, facilitando los datos que ha encontrado en el sistema para que puedan ser usados en las investigaciones. Hasta el momento no se sabía cuál podría ser el impacto económico en las cuentas del gigante. [All Things D]