Su color blanquecino y sus ojos pálidos le dan ciertamente la aparincia de un espectro marino, pero está muy vivo. Se trata de un Hydrolagus trolli o quimera azul, un pez tan raro que solo se conocía por especímenes muertos que llegan a la costa. Estas son sus primeras imágenes en mar abierto.

El vídeo se tomó en 2009, pero no se ha hecho público hasta hoy porque los oceanógrafos del Monterey Bay Aquarium Research Institute han tardado mucho tiempo en confirmar la especie. De hecho, y para no pillarse los dedos, han publicado el nombre del pez como Hydrolagus cf. trolli porque, como explican, solo un análisis de ADN permitiría estar seguros al 100% de que se trata de esa especie de Quimera y no de otra.

La Quimera Azul es una especia muy reciente. La descubrió el investigador francés Dominique Didier Dagit en 2002 frente a las costas de Australia y debe su nombre al artista Ray Troll, un gran aficionado a las quimeras en sus pinturas. La profundidad a la que habita (este espécimen se grabó a 1.640 metros de profundidad) y el hecho de ser un rápido nadador lo hacen muy difícil de capturar.

Físicamente, el Hydrolagus trolli tiene un hocico puntiagudo y carece de dientes. En su lugar tiene placas óseas con las que raspa su alimento. Los machos tienen los órganos sexuales retráctiles y situados en la parte frontal de la cabeza. [MBARI vía Washington Post]