Aunque hoy en día pareciera que el cine dependiera mucho del CGI y los efectos por computadora, los efectos prácticos siguen teniendo un gran protagonismo en el desarrollo de muchas películas, como es el caso de la nueva entrega de Bourne, que en un vídeo nos muestra el complicado proceso de grabar una escena de persecución con autos reales.

Películas como Mad Max: Fury Road nos han demostrado que los efectos prácticos hechos con utilería real siguen siendo prioridad para muchos directores y cineastas. En esa entrega los productores tuvieron que encargar un alud de automóviles modificados para parecer de un mundo postapocalíptico, y luego destruir muchos de ellos en lo que parecía una carnicería mecanizada.

Advertisement

Advertisement

Pero más allá de la destrucción si hay algo que destaca en esa película es que se basa en una gran persecución de más de una hora. En la nueva película de la saga de espías Jason Bourne el director Paul Greengrass quiso mostrarnos una persecución moderna en toda su gloria, y para ello ha tenido que usar un auto equipado con un riel, arnés y una cámara a control remoto que tenían que subir, bajar, cruzar y desplazar en el tráfico persiguiendo el vehículo del protagonista.

Es un proceso tan complejo y extremo que el más mínimo error podría ocasionar al destrucción total de la cámara... y a empezar de nuevo.

El vídeo forma parte de una serie de tomas tras cámaras de la película, y la acción sobre ruedas comienza en el minuto 2:00. [vía ComicBook]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.