Justo cuanto todos pensábamos que no se podía hacer más el ridículo tras las reforma de la Ley de Propiedad Intelectual y el consecuente cierre de Google News en España, el ministro de Industria, José Manuel Soria, ha entrado en escena para asegurarnos que, tranquilos todos, todavía pueden superarse.

El motivo son una declaraciones, que recoge InfoLibre, en las que Soria afirma que el Gobierno está dispuesto a derogar la conocida como "tasa Google" si AEDE se lo pide. Tal cual. El acabóse de un cachondeo compenetrado entre unos y otros en un país donde, aparentemente, pueden cambiarse y descambiarse leyes como quien le da la vuelta a un calcetín.

Advertisement

Recordemos que, en un ejemplo de autoparodia ejemplar, el carácter de dicha tasa según recoge la reforma de la Ley es "irrenunciable". Dicho de otro modo: no se puede renunciar a percibir dicha tasa, incluso aunque sea simbólica.

Así que ante el más que previsible "frenazo y marcha atrás" que AEDE está dispuesta a pegar tras el cierre de Google News, el gobierno está disponible para volver a reformar la ley si resulta que, casualidades de la vida y de AEDE, no es del gusto de sus señorías. Lo más triste de todo esto no es ni el ridículo espantoso ni el ahora sí, ahora no, de Gobierno y editores sino las implicaciones de dichas maniobras.

Tal y como dice Soria: "Han sido los propios editores los que plantearon una tasa al Gobierno para los enlaces que se hacían directamente a sus portales", que es básicamente reconocer que AEDE dictó una ley de su puño y letra para que se incluyese en la reforma. Me gustaría decir que hicieron lobbying pero me parece que es lo que va después, un tipo de acuerdo bajo mano más allá de cualquier presión aceptable.

Recapitulando, pues:

  1. AEDE, en un ejemplo soberbio de desconocimiento de Internet, pide a Google que les pague por enlazarlo. Google dice que nanay.
  2. AEDE se gira y cual corderito degollado le pide al Gobierno que obligue a Google a pagarles.
  3. El Gobierno lo hace.
  4. Google dice que adiós muy buenas. Echa el cartel de cierre y hasta otra.
  5. AEDE, contrariado, vuelve a pedir al gobierno que arregle tal despropósito. Ese mismo Gobierno, que cerró cualquier posibilidad de maniobra con el carácter de irrenunciabilidad dice que tranquilos que (y cito de nuevo): "Siempre se pueden hacer las cosas de otra forma".

De traca.

En la entrevista que Gizmodo en Español le hacía a José Gabriel González, Director General de AEDE, también hay frases que no tienen desperdicio:

Bueno, la LPI que tanto se ha criticado, y la irrenunciabilidad del pago, se hizo para proteger al débil, a nosotros, en una negociación.

De hecho, no.

Google hace una especie de revista de prensa con Google News y, con eso, los usuarios ya no necesitan entrar en los medios a informarse

Tampoco.

No. No pedimos a nadie que negocie ni que vuelva Google News.

¿Seguro?

Así que mientras la "tasa Google" pierde su dudoso nombre, básicamente porque Google ha sido la primera que, sin muchas complicaciones, ha decidido desentenderse del asunto, editores, lectores y medios por igual permanecen atentos al desarrollo de una ley que, cual partido de ping pong, todavía parece lejos de encontrar su final.

Imagen: AP Images.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)