Aunque pueda parecer lo contrario, es un hecho relativamente habitual que los aviones sean alcanzados por los rayos mientras están en pleno vuelo. Se calcula que reciben aproximadamente un impacto por cada 1000 horas de vuelo, sin que suponga peligro para los pasajeros. ¿Por qué ocurre?

El principal motivo es porque todos los aviones comerciales modernos constituyen excelentes Jaulas de Faraday:

Se conoce como jaula de Faraday el efecto por el cual el campo electromagnético en el interior de un conductor en equilibrio es nulo, anulando el efecto de los campos externos.

Es decir, cuando a un recinto recubierto de metal se le aplica electricidad, no llega al interior, sino que se conduce por el exterior.

Advertisement

En el caso del avión, la corriente se propaga desde el morro hasta la cola del avión sin que eso afecta a la cabina. ¿Siempre desde el morro hasta la cola? No, no siempre, pero suele ser lo más habitual y es donde se encuentra además el radar meteorológico que llevan todos los aviones modernos. En la cola es donde se encuentran además los descargadores de electricidad estática. El siguiente vídeo muestra bien el fenómeno:

¿Qué se siente en cabina? La mayoría de las veces un resplandor acompañado de un chasquido, pero no mucho más. Si están dormidos o distraídos, la mayoría de pasajeros habitualmente ni lo notan.

Advertisement

Los aviones llevan también sistemas que protegen los circuitos eléctricos de las sobrecargas y desde el accidente de un avión de Panam en 1963 en el que un rayo originó una chispa que prendió el combustible, también se requiere que los tanques de almacenamiento vayan debidamente sellados.

Con todo, todas estas medidas tampoco quieren decir que sea 100% seguro, los accidentes debidos a rayos son muy raros pero en ocasiones provocan retrasos o fallos en el avión que obligan al piloto a volver al aeropuerto por seguridad.

Ampliación: Martí, en comentarios, explica un poco más sobre el mantenimiento que tiene que pasar un avión después de ser alcanzado por un rayo:

Quizás no ocurre nada a efectos de percibirlo en el pasaje, o en la seguridad del vuelo, pero si tiene consecuencias muy notables en la aeronave. Generalmente produce grandes daños en el radome, o el morro del avión que cubre varios sistemas, el mas destacado el meteoradar como bien has dicho.

Ademas mientras se desplaza por el fuselaje, va fundiendo decenas de remaches. Eso origina el tener que hacer profundas inspecciones por Eddy currents para comprobar que el daño se ha limitado al remache y no ha dañado el fuselaje (nunca he visto daños, el remache trabaja como fusible en estos casos).

Imagen: Sergey Nivens/Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)