Gran parte de Tatooine, el planeta desértico donde se crió Luke Skywalker, está a punto de desaparecer engullido por una duna gigante. El escenario donde se rodaron las escenas de la primera película de la saga de La Guerra de Las Galaxias aún se conserva en pie en su ubicación original, en el desierto de Túnez, y fue sometido a un proceso de restauración el pasado año.

Pero según las últimas observaciones de la NASA los emblemáticos edificios de Mos Espa (no confundir con la vecina Mos Eisley) pronto podrían quedar sepultados bajo una enorme duna gigante que avanza lentamente hacia ellos a una velocidad de 15 metros por año, transportando unos 50 metros cúbicos de arena.

La buena noticia -algunos considerarán que excelente- es que esta duna sólo amenaza con sepultar los edificios de La Amenaza Fantasma, el primer episodio de la serie. La granja de humedad de Owen y Beru Lars, los padres adoptivos de Luke, y la cantina de Mos Eisley se rodaron en localizaciones cercanas, pero a salvo del avance de la arena. [Geomorphology]

Foto: Wookieepedia, Ralph D. Lorenz