La vimos por primera vez hace un par de meses, en el anuncio del consejero delegado de Nvidia, Jen-Hsun Huang, pero hoy la compañía la ha lanzado a la venta oficialmente. Se trata de la tarjeta gráfica GeForce GTX Titan Z, la más cara hasta ahora pensada para equipos del hogar. Cuesta 3.000 dólares y es una bestia para hacer funcionar videojuegos en resoluciones 5K y multipantalla.

No ha cambiado mucho desde su anuncio inicial. Tiene los mismos 12 GB de memoria a 7 Gbps, los mismos 5.760 núcleos de procesamiento, (más del doble de los de la Titan original), y los mismos sistemas de refrigeración e insonorización renovados.

Advertisement

A partir de hoy, muchos fabricantes de PC personalizados están incluyendo ya la GTX Titan Z en sus equipos, por un módico precio de 3.000 dólares (más el resto del ordenador). [vía Nvidia]