Facebook. Getty

La semana pasada el Secretario de Seguridad Nacional en Estados Unidos, John Kelly, deslizó la posibilidad de implantar en el país una ley que obligue a dar las contraseñas en las redes sociales a todo aquel que cruce la frontera. De darse esta situación, los usuarios podemos protegernos con estas pautas legales.

Lo cierto es que la posibilidad de que en Estados Unidos puedan pedir la información digital no es nueva. En el año 2014 ya se estudió la idea, una propuesta que terminó con la decisión de la Corte Suprema que sostenía que los datos de los dispositivos están sujetos a “actividades sospechosas”. Desde entonces, el gobierno de Estados Unidos tiene la posibilidad de pedir los datos almacenados y compartirlos con las agencias gubernamentales (siempre bajo sospecha de algún delito grave).

Advertisement

Advertisement

Ahora y de hacerse efectiva la propuesta de Kelly, aquellos que crucen la frontera podrían tener que dar sus contraseñas en redes sociales, lo que obviamente significa ceder una gran cantidad de datos sensibles de nuestros dispositivos y en la nube. ¿Podemos hacer algo contra eso?

Cómo explican en Wired, ya existían otros casos similares en lugares como China o Rusia. Ryan Lackey, informático e investigador en seguridad, ha viajado en innumerables ocasiones a ambos países y tiene una serie de pautas que repite desde entonces.

En lugar de su equipo habitual, Lackey suele llevar un Chromebook bloqueado y un iPhone SE sincronizado a una cuenta externa e independiente de Apple. También suele limpiar ambos equipos antes de partir y mantiene los datos mínimos y esenciales. Ryan llega a realizar un exhaustivo análisis de los dispositivos al regresar a casa para comprobar si ha existido manipulación.

US-MEXICO. Getty

Aunque el caso del investigador sea un extremo debido a su trabajo, todo parece indicar que Estados Unidos va a implementar esta serie de normas draconianas que dejan al escrutinio de los agentes de aduanas tu privacidad digital (ahí tenemos el caso del científico de la NASA). Y es aquí donde el usuario debe tratar de salvaguardar su información intacta con esta pequeña guía.

Sponsored

Una serie de consejos de expertos para preservar nuestra privacidad desde una vía legal en el caso de encontrarnos a punto de cruzar la frontera estadounidense. Empezamos:

Bloquea tu dispositivo

Suena obvio, pero debería ser lo primero que hacemos desde que compramos un dispositivo. En este caso sirve para que los funcionarios que tomen nuestros dispositivos no entren directamente. Si es un ordenador podemos cifrar nuestro disco duro con programas como BitLocker, TrueCrypt o Filevault. Si hablamos de un smartphone lo ideal es establecer un PIN fuerte y deshabilitar Siri o similares (si está activado para desbloquear el teléfono).

Advertisement

Es importante también apagar los teléfonos antes de entrar en aduanas, de esa manera las herramientas de cifrado serán más eficaces.

Mantener la seguridad de nuestras contraseñas

Probablemente la parte más difícil. Si eres estadounidense no puedes ser deportado por negarte a dar tus contraseñas de cifrado o de redes sociales, aunque pueden quedarse con tus equipos para luego intentar entrar en ellos. En cualquier caso vas a volver a casa.

Sin embargo, negar el acceso a los funcionarios de aduanas puede conducir a horas de detención. Para aquellos que tienen un visado o titulares de tarjetas verdes el derecho se diluye y es menos claro. Recordemos las palabras del propio Kelly la semana pasada, “si realmente quieren venir a Estados unidos, entonces cooperarán. Si no, están en el otro lado”.

Tener el número de un abogado “a mano”

Antes de entrar en aduanas es conveniente hablar con un abogado o un miembro de la familia que pueda contactar con uno, y volver a ponernos en contacto cuando salgamos. De esta forma, si estás detenido y en previsión de que mantengas tus dispositivos apagados para no ofrecer información, tu familia o abogados estarán al tanto de tu situación y podrás tener un representante legal.

Realizar un kit de viaje

Aquí volvemos a las prácticas del investigador de seguridad Ryan Lackey. Olvídate de tus costumbres a la hora de viajar y configura los dispositivos para que almacenen el menor número de datos sensibles. No vincules los dispositivos a cuentas personales y en el caso de crear una cuenta vinculada (por ejemplo iTunes en iOS) trata de hacerlo con nombres de usuario y contraseñas únicas.

Advertisement

En cuanto a las cuentas en redes sociales, es más complicado (de hecho suele ser un suplicio darse de baja). Algunos expertos recomiendan la creación de perfiles secundarios que podamos ofrecer a los funcionarios de aduanas, aunque en este caso se debe tener cuidado, ya que si descubren que tratamos de ocultar otra cuenta la detención podría resultar más larga de lo previsto

Denegar el acceso

La última pauta nos habla de un pequeño truco legal. En vez de negarnos al acceso de nuestras cuentas, podemos informar de la imposibilidad de ello. ¿Cómo? Configurando las cuentas con la verificación de dos pasos. Para ello debemos asegurarnos antes de cruzar la frontera de no tener con nosotros la tarjeta SIM que nos permitiría (o a los agentes de aduanas) recibir el mensaje de texto para entrar en las mismas.

Advertisement

Por último y aunque no lo nombran en el texto, podemos añadir un último consejo: no debemos mentir a los funcionarios. Si os fijáis, todos estos “trucos” son legales y no hemos necesitado mentir ante los agentes. En el caso de un engaño sí estamos incurriendo en una ilegalidad. Y además probablemente grave. [Wired]