El misil de fabricación rusa Topol-M es una de las creaciones en activo más inquietantes de la tecnología de armamento. Con un alcance de 10.000 kilómetros, este misil balístico intercontinental es extremadamente difícil de detectar en vuelo, y su plataforma de lanzamiento móvil puede ocultarse en un simple almacén.

Topol-M (conocido en la OTAN como Sickel-B) es el primer misil intercontinental desarrollado en Rusia tras la caída de la Unión Soviética. Sus primeros diseños datan de los 80, pero se mejoró en los 90 y comenzó a probarse en 1997. Se calcula que hoy en día hay al menos 80 de ellos en activo y 170 unidades correspondientes a las primeras versiones.

Advertisement

Alimentado por combustible sólido en todas sus fases, el Topol-M se arma en muy poco tiempo y es capaz de permanecer preparado durante largos períodos de tiempo sin necesidad de mantenimiento. El misil está fabricado en fibra de carbono y pesa poco más de 45 toneladas en su lanzamiento.

El mayor problema de los miembros serie Topol-M es que son muy complicados de detectar. Su fase de lanzamiento es muy corta, lo que dificulta mucho que satélites como los SBIRS o DSP puedan detectarlo. Durante el vuelo, el misil tiene varios sistemas de señuelo para burlar la detección por infrarrojos, y su velocidad deja muy poco tiempo a las labores de intercepción.

El broche de oro de esta pesadilla tecnológica lo pone un sistema de lanzamiento móvil todoterreno: el MZKT-79221, un transporte blindado de 16 ruedas capaz de moverse por terrenos más difíciles de lo que indica su tamaño. Este vehículo fabricado en Bielorrusia por MZKT hace que sea muy complicado anticiparse al lugar de lanzamiento de un Topol-M.

El Topol-M tiene la suficiente potencia como para lanzar pequeños satélites en órbitas bajas. Su carga habitual, sin embargo, es una cabeza nuclear de 700 kilotones. Sus sistema de guía utiliza la red de satélites rusos Glonass, y tiene un margen de error de 180 metros.

Advertisement

Si esto ya suena espeluznante, peor aún es el el nuevo misil que Rusia tiene en desarrollo. Conocido como RS-24 'Yars', esta nueva variante del Topol-M es más rápida, carga cuatro cabezas nucleares autónomas y nuevas contramedidas. Pese a los tratados de no proliferación nuclear como el START III, firmado en 2011, Rusia y Estados Unidos se las apañan para mantener sus respectivos arsenales. [vía Foxtrot Alpha]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)