La hipótesis del bombeo del Sahara intenta explica los cambios climáticos periódicos por los que ha pasado dicha región en África. De árido desierto con uno de los climas más duros del mundo, como ahora, a exuberantes oasis lleno de agua y de vida. Un nuevo estudio profundiza en cómo eran estos últimos.

¿Por qué ocurren dichos cambios? Los motivos exactos todavía tienen intrigados a los geógrafos y paleohidrólogos. Ahora, un estudio publicado en Nature Communications por un equipo francés utilizando el Advance Land Observation Satellite japonés ha revelado las capas sedimentarias de los ríos en cuyas cuencas florecía la vegetación y la fauna. Un panorama muy diferente al actual.

Advertisement

Y aunque las teorías sobre ese pasado verde del Sáhara son más o menos unánimes en la comunidad científica, el mismo estudio ha permitido averiguar con mucha más precisión cada cuánto ocurren esos cambios: el clima y la humedad cada 20.000 años, y lo ha hecho unas nueve veces en los últimos 200.000, aproximadamente.

Advertisement

¿Por qué ocurre? Sobre todo porque el eje de la tierra tiene una variabilidad con un ciclo de unos 41.000 años en el que su inclinación cambia entre 22 y 24,5º, un cambio que unido a la formación en monzones en verano transforma por completo ciertas latitudes como la sahariana. En otros 15000, aproximadamente, se espera que vuelva ser verde.

Por qué es importante

La variabilidad climática del Sáhara tiene una relevancia que va mucho más allá del “pues todo esto antes era prado”. Para empezar ayuda a a los científicos a entender mejor los ciclos climatológicos del planeta (como las glaciaciones por ejemplo) así como su repercusión en algo que de momento nos afecta de manera más directa: el calentamiento global.

Advertisement

Pero también tine mucho que ver en cómo hace unos 5000 años la fauna y la flora migraron, debido a ese cambio climático, hacia otras latitudes, las mismas que acabarían por dar lugar a las primeras civilizaciones y, en último lugar, a nosotros, la desdeñosa pero intrigada humanidad del siglo XXI. [vía Quartz]

Imagen: Ekaterina Pokrovsky/Shutterstock

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)