Hoy en día se hacen películas sobre casi todo, hasta de juegos de mesa o atracciones de Disneylandia. Sin embargo, hay obras que parecen tener muy mala suerte y nunca han llegado a la gran pantalla. Ni siquiera a una serie de televisión. Hoy queremos recordarles a los productores algunas de esas obras maestras.

La lista incluye libros, cómics y un videojuego. Evidentemente, hay muchos más, pero nos hemos querido centrar en títulos de fantasía y ciencia-ficción que serían relativamente sencillos de llevar a la gran pantalla con los medios actuales, y que tienen una historia y un universo lo bastante ricos como para pasar al cine. De presupuesto de producción, mejor no hablamos, porque en algunos casos es precisamente el problema.

Neuromante

La ópera prima de William Gibson tiene el mérito de haber sido el libro que desencadenó la corriente cultural cyberpunk. Sin ella probablemente no tendríamos películas como Matrix. La novela transcurre en el mismo universo que el film Johnny Mnemonic, que de hecho es un relato corto de Gibson, pero no se acerca a la calidad de esta primera obra.

Advertisement

Neuromante tiene el problema de que ya se han hecho muchas películas que tocan tangencialmente su temática y diseño, como Blade Runner. En 2010, el director Vincenzo Natali (Cube, Cypher, Splice...) reconoció que lleva años intentando adaptar la obra de Gibson sin éxito. Sobre estas líneas podéis ver un diseño conceptual del film que Natali tenía en mente. En este enlace hay más.

100 balas

Si hubieran arruinado completamente tu vida y alguien te regalara 100 balas totalmente imposibles de rastrear para que mates a quien tú quieras ¿por dónde empezarías? Esta es la premisa argumental de un extraordinario cómic que mezcla el thriller con la novela negra. Su primera edición data de 1999, y lo firman el norteamericano Brian Azzarello y el argentino Eduardo Risso.

100 balas está en esta lista porque es lo bastante complejo, negro e irreverente como para que sea complicado adaptarlo y nadie se ha animado todavía. Si se llegara a hacer, sería en formato serie. Mi única recomendación es que lo leáis antes de que lo lleven a la televisión

Wyrm

Mark Fabi no es William Gibson, pero Wyrm es una pequeña y poco conocida obra de amor por los juegos de rol, el hacking, y la realidad virtual. Su protagonista, de hecho, es un informático especialista en detectar y eliminar virus especialmente problemáticos.

Advertisement

El libro relata la trepidante caza y captura de un virus inteligente capaz de asesinar en la que se entremezclan los videojuegos y la realidad virtual. Aunque hoy peca de inocencia en muchos aspectos técnicos (se publicó en el 2000) el libro acierta en muchos otros. Solo hace falta actualizarlo para tener una excelente película de ciencia-ficción.

Trilogía La Cuarta Realidad

La Cuarta Realidad es una trilogía compuesta por tres novelas: El Viajero, El río oscuro, y La Ciudad Dorada. Muy a lo 1984, esta saga nos plantea que la sociedad actual, aunque no nos damos cuenta, controla todos y cada uno de nuestros movimientos mediante la tecnología y las redes de información. Todos los gobiernos están en realidad bajo los dictados de una sociedad secreta. Si a eso añadimos un grupo de asesinos con la capacidad de saltar entre dimensiones, investigaciones genéticas sin escrúpulos, y acción a raudales tenemos un potencial éxito para el cine.

Advertisement

El último dato extraño sobre esta saga es su autor. Se hace llamar John Twelve Hawks, y se conoce muy poco sobre él porque (según Wikipedia) “vive fuera de la Red, es decir, fuera del alcance del gobierno o las autoridades, sin tarjeta de crédito, permiso de conducir ni ninguna otra documentación que pueda unirlo al sistema. Su edad, domicilio y señas particulares son inciertas, o al menos se mantienen en secreto como un presunto truco publicitario”.

La saga de Elric de Melniboné

Michael John Moorcock es el otro gran clásico de la literatura de Fantasía épica, siempre a la sombra de Tolkien, pero con una calidad y una imaginación asombrosas. La saga de Elric cuenta las pugna de poder entre Elric, emperador a su pesar del reino de Melniboné, y su primo Yirkoon. La saga da un vuelco cuando Elric, un albino débil, se topa con Stormbringer, una espada negra que devora almas.

Advertisement

Los libros son más la historia de la espada que del propio Elric. Parece espada y brujería tradicional, pero Moorcock pronto combina el género con dimensiones alternativas, tecnología y todo tipo de personajes extraordinarios. Si todavía no ha llegado al cine es probablemente porque los espectadores saldrían de la sala pensando que les han puesto droga en las palomitas. El libro es una obra maestra excelentemente escrita.

Nowhere Men

El cómic de Eric Stephenson y Nate Bellegrade es algo así como si a la serie Mad Men le pusiéramos un trasfondo científico y tecnológico. El cómic narra la vida de cuatro genios de la ciencia y de la empresa que fundan: World Corp. La trama de fondo, es una infección viral en un grupo de astronautas de la ISS, pero lo genial de este cómic son los personajes y el guión. Es más probable que se adaptara mejor a un formato serie que a una sola película, pero su slogan lo dice todo: La ciencia es el nuevo rock & roll.

La saga de Drizzt Do Urden

Hace años, había dos grandes sagas de fantasía épica para adolescentes. La primera es, como no, Crónicas de la Dragonlance y todos los libros de su universo. La otra es la extensa saga de novelas basadas en el mundo de Reinos Olvidados, basado a su vez en el juego de rol Advanced Dungeons & Dragons. Entre ellas destaca un prolífico escritor llamado R.A. Salvatore. Su mejor creación es una serie de libros que cuentan las aventuras de un elfo oscuro renegado y perseguido por sus congéneres: Drizzt Do Urden.

Advertisement

La saga está compuesta de varias trilogías y libros independientes, y aunque está dirigida al público juvenil, tiene la suficiente riqueza narrativa como para hacer una serie de películas. Su mayor problema probablemente sea que todos los intentos que ha habido hasta ahora de adaptar contenidos de AD&D han acabado en desastre. Pocos productores se arriesgarían, sobre todo cuando es complicado rodar una sola película sobre los libros.

Sex Criminals

Nadie va a querer adaptar esto jamás, y si lo hacen, será para la televisión y en horario de madrugada. Sex Criminals es uno de los mejores cómics de 2013. Relata la historia de dos amantes que descubren que, cuando llegan al orgasmo juntos, tienen el poder de parar el tiempo. No tardan en comenzar a aprovechar ese poder para robar bancos y vengarse de la sociedad de maneras a veces hilarantes.

Advertisement

Evidentemente, Sex Criminals habla sin tapujos de sexo y muestra todo tipo de escenas explícitas. Me gustaría verlo adaptado al cine, pero temo que, si cae en manos de Hollywood, lo conviertan en una película comercial para mayores de 13 protagonizada por Angelina Jolie y Brad Pitt, y mutilen el transgresor espíritu del cómic para siempre.

La saga de La rueda del tiempo

Adaptar esta saga de 14 libros (20 en la versión española) es una tarea titánica que ningún productor se atreve a abordar, y sin embargo, es una de las mejores sagas de literatura fantástica que existen. Trata multitud de temas, desde la religión, a la desigualdad de género, y su mayor pecado es que es una obra demasiado densa y extensa como para el cine. Como su nombre ya sugiere, tiene una división temporal que cubre siete épocas distintas.

Advertisement

Se da la circunstancia de que su autor original, Robert Jordan, murió antes de terminar las novelas. Tomó el testigo Brandon Sanderson, y lo hizo con el suficiente talento como para dar a la serie un final digno. Si algún día la adaptan a la televisión hará que Juego de Tronos parezca un vulgar culebrón.

Dune

Sí, sabemos que Dune ya tiene película, y que es una obra de culto, pero también hay que recordar que ese film cuenta solo una pequeña parte de la historia, y que hasta que no se convirtió en una obra de culto su director, David Lynch, renegó de su autoría (firmó con el sobrenombre de Alan Smithee). Es una buena película, pero también es demasiado personal. Es lo mismo que nos pasa con la versión de Jodorowsky. Nos parece muy bien que Alejandro quiera hacer otro Dune, pero de nuevo sería un tributo muy particular que probablemente no haga justicia a las novelas.

Advertisement

El canal Sy Fy hizo una miniserie en el año 2000, pero incompleta y con muy bajo presupuesto. Dune lo tiene todo para convertirse en una saga de películas que arrasen en taquilla, y las novelas de Frank Herbert se merecen volver al cine por la puerta grande.

La casta de los metabarones

Hablando de Jodorowsky y de cómics. Estaba tentado de mencionar El Incal aquí, pero esa obra concreta probablemente es demasiado imaginativa y exuberante como para resultar rentable para el gran público. Si hay una saga de cómics del artista chileno que pueden ser llevados más cómodamente a la gran pantalla, esa es La Casta de los Metabarones.

Advertisement

En cierto modo, los Metabarones son como una versión adulta de La Guerra de las Galaxias o, si lo preferís, una versión espacial de Juego de Tronos. Aparte de gloriosos combates entre naves espaciales, es muy abundante también en sangre, sexo, violencia, intrigas y mutilaciones. Tiene todo lo necesario para cuajar una buena saga de películas, pero por su extensión y contenidos probablemente encajaría mejor en una serie de TV.

Starcraft

Starcraft no es un libro en sentido estricto, pero tiene libros y cómics basados en su universo y por eso lo incluimos. Hay muchos videojuegos que merecen una película, pero es curioso que la saga Starcraft, que lleva en activo desde 1998 nunca haya tenido una adaptación. Prácticamente todo el material que pudiera hacer falta ya está creado. En 2010, Rob Pardo, de Blizzard comentó que la idea de hacer una película estaba ahí, pero que nunca se había llevado a la práctica.

Advertisement

Uno de los mayores problemas es que los derechos de una adaptación no están en manos de ninguna productora. En Blizzard también explican que no han encontrado a la persona adecuada para el proyecto. La compañía estaba pensando nada menos que en James Cameron.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)