Snapchat acaba de implementar un nuevo sistema de verificación diseñado para parar la creciente cantidad de cuentas que envían spam en ese servicio de mensajería. El problema es que el nuevo procedimiento es tan sencillo que un programador llamado Steven Hickson ha sido capaz de desarrollar un software que lo vulnera en menos de media hora.

Hickson describe con detalle el procedimiento en su blog. El sistema de protección de Snaphat consiste en mirar un conjunto de imágenes aleatorias y elegir aquellas en las que aparece el fantasma que sirve de mascota de la aplicación. Trata de ser una forma alternativa a los fastidiosos CAPTCHA.

El problema que apunta Hickson es que el fantasma de Snapchat tiene una forma muy característica, casi como una plantilla o patrón. Lo que Snapchat ha dispuesto para demostrar que somos humanos y no un bot es, en realidad una de las tareas más sencillas en reconocimiento visual computerizado. Este joven programador desarrolló un código que compara las distancias entre coordenadas internas de los objetos en la imagen para identificar el fantasma de Snapchat. El software es efectivo en el 100% de los casos. [Steven Hickson]